webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Me pajeo mirando a mi vecina coger


 


Relato: Me pajeo mirando a mi vecina coger

  Me pajeo mirando a mi vecina coger (ella quería)

Mariela (como conté en los anteriores relatos: http://www.misrelatosporno.com/relato38954_Paja-con-la-tanga-de-mi-preciosa-vecina-puta.html, http://www.misrelatosporno.com/relato39076_Nos-pajeamos-con-mi-preciosa-vecina-puta-.html ) era la vecina de cuarto, en la casa que alquilábamos juntos, que cobraba sus servicios sexuales con hombres, mujeres o parejas. Era una puta cara, y su cuerpo lo valía: hermosa de cara, medía un metro setenta y cinco, morena, pelo negro largo, tetas de 95 cm, cintura 65, cadera 90. Y muy buena cogedora.
Ya conté que me había descubierto con una de sus tanguitas haciéndome una paja, y que ella se masturbó conmigo, en mi cama. Luego de esa paja compartida, me propuso que le gustaría que la mire coger y pajearme sobre sus bombachitas.
- Pero, ¿cómo voy a hacer para meterme en el placard?
- Ya tengo el plan: cuando vos me escuchés llegar, te preparás. Yo voy a entrar a mi pieza y me quedaré sólo con la bombacha puesta, y le voy a pedir a quien esté conmigo que me chupe la concha a través de la telita; cuando sienta que estoy bien mojada, le voy a decir al tipo o la tipa que vayamos al baño a ducharnos juntos. Entonces me saco la bombachita, la pongo debajo de la almohada, y nos vamos a duchar. Al escuchar la puerta del baño vos entrás a mi cuarto, sacás la bombachita mojada, te la ponés y te metés en el placard (ubicado a los pies de la cama de dos plazas de ella), cerrás por adentro y esperás que entremos nosotros… Justo a un metro y medio hay un agujerito de un centímetro de diámetro, que te va a dejar mirar todo; además, por si te querés sentar en cuclillas, hay otro orificio a 70 centímetros. Entonces, mientras cogemos, vos te pajeas…; eso si, acaba sobre la telita; cuando quien esté conmigo acabe, le voy a decir que vamos a la ducha, entonces vos salís, ponés la tanguita en la que acabaste debajo de la almohada y te ponés otra que te voy a dejar sobre la silla y volvés al placard. Nosotros vamos a tirarnos sobre la cama y cuando estemos bien calientes, le voy a decir a mi compañero o compañera que quiero que me acabe sobre la bombacha que me voy a poner, entonces la voy a sacar de debajo de la almohada, le voy a pedir que me chupe sobre la telita, y que después me largue su leche encima de la tanguita… se supone que vos vas a acabar de nuevo viéndonos… ¿qué te parece?
- ¡Me encanta…! pero, ¿cómo hago para no gemir cuando me esté pajeando?
- No creo que se escuche, con los ruidos que haremos nosotros, y en todo caso le diré que al lado debe estar cogiendo también…
- ¿Y cuándo empezamos?
- Mañana a la noche, ya tengo un compromiso con un tipo grande, uno de mis clientes fijos…
La charla había hecho que se me pare de nuevo la pija; ella miró y me exigió que no se me vaya a ocurrir pajearme de nuevo:
- Guarda la leche para mañana…, y come huevos y nueces así se te aumenta… recomendó Mariela.
- ¿Y cuándo voy a salir del placard?
- A todos los clientes les doy una hora y media, pero si estoy aburrida y terminaron en 10 minutos, los despido amablemente hasta otro día…
- Ah, me olvidaba, sacate la tanguita y dámela, esa voy a usar mañana cuando venga a culear…
- ¡Pero está empapada de mis acabadas!
- ¡Esa es la cosa más linda!, ¡el que esté conmigo va a chupar mis jugos y tu leche vieja!
Pasé todo el día excitadísimo, con la pija dura, pero me contuve para no pajearme. A las 23 me golpeó la puerta Mariela. Al abrirle casi acabo con sólo verla: se había puesto un vestido rojo cortísimo ajustado a su figura escultural, con un escote sin corpiño que mostraba casi la mitad de sus senos redondos, y los tacos que llevaba puesta la convertían en una amazona, con piernas largas enfundadas en medias negras. Dio una vueltita y me preguntó como estaba, pero antes de que le conteste palpo mi bragueta y la dureza de mi verga le hizo decir que parecía que estaba linda…
Boquiabierto como estaba se levantó la mini y me mostró la tanguita que me había puesto la noche anterior…
- ¡Esto es lo que más me excita…!
- Te prometí que no me iba masturbar, sino, ya me sacaría la pija para pajearme por vos…
- Esperá, en una hora vuelvo…
Efectivamente, a medianoche escuché un auto que se detenía y dos personas que entraban a casa y luego a su pieza. A los cinco minutos se percibían los gemidos de ambos, y a los 10 minutos escuché la puerta de la pieza de Mariela y luego la puerta del baño.
Era la señal. Me saqué el calzoncillo, me envolví en un toallón, entré a su cuarto y levanté su almohada: allí estaba la tanguita, totalmente mojada por los flujos de Mariela y la saliva del cliente. Me la puse, y al contacto me pija se puso durísima, gigante, mientras el hilito se me metía en el culo. Fui hasta el placard, me metí y quedé cómodo, cerré con la llave que tenía del lado de adentro y esperé.
Al ratito entraron los amantes: ella envuelta en una bata, el en un toallón; tras poner llave, ella se desnudó y se abrazó a su cliente, un hombre cincuentón, aspecto de ejecutivo, que dejó caer su toallón y dejó ver una pija de 15 centímetros, parada. Entonces Mariela lo empujó sobre la cama, boca arriba y ella se colocó sobre sus piernas, para chuparle el pene, apoyada sobre sus rodillas. De ese modo pude ver su precioso culo y concha, abiertos los dos agujeros hermosos, depilados, dorados… Su vagina parecía un pan de pancho abierto al medio, con los labios mayores y menores salientes, y un clítoris del tamaño de la mitad de un dedo índice de varón. Su culo, suave, armoniosos en sus nalgas redondas y duras, mostraban un orificio marrón en donde entraba cómodamente un pulgar, señal inequívoca de ese lugar ya había sido perforado por varios penes. He cogido con muchas mujeres y este sexo era inigualable, sólo comparable a los cuerpos de las pornstars que veía en Internet o revistas. ¡Esta chica era una potra impresionante!, por una parte sentí envidia por el hombre que estaba con ella, tocando todas esas formas, pero por otro lado me sentía un privilegiado por mirar tremendo espectáculo porno, en vivo y directo, delante de mío, con toda la libertad de darle rienda suelta a los impulsos de mi pija erecta.
Bajé mi mano derecha a la bombachita que tenía puesta, y la pija, que la había acomodado al costado izquierdo, ya largaba mi líquido preseminal, por lo que estaba mojadita; pasé los dedos para mojarlos y llevarlos a mis labios, estaba a punto para sacarme la pinchila y comenzar a masturbarme, pero faltaba mucho para que ellos acaben, y debía ser paciente…
Mariela, la hermosa vecina puta y perversa, sabía que yo estaba mirándola, con su tanguita puesta y la pija al palo, y para mostrarme más de la chupada que le hacía a su cliente le pidió a éste que se pusiesen de costado; de ese modo me mostró su hermoso perfil, usando sus manos para sobarse la concha y el culo, mientras se engullía la pija.
El tipo empezó a agitarse y le dijo que iba a acabar, y ella le dijo que quería que le diese su leche. Y entonces el hombre se arqueó y largó un chorro de semen, sacó su pija, la dio vuelta a Mariela y terminó de acabar sobre sus tetas.
Al ver la acabada del tipo, sin menearme la pija, saltó mi leche y dejé que enchastre la bombacha y corra por mi pierna izquierda. No pude evitar un quejido de placer, y el tipo preguntó el origen del sonido.
- Papi, en la pieza de al lado vive otro hombre, ¡es muy pajero!, y cuando escucha que me cogen lindo como vos se mata a pajas… explicó Mariela.
- ¿Se pajea escuchando cogidas?, ¡qué enfermo!; ¿y nunca cogió con vos?
- ¡No!, no le gustan las mujeres, el busca travestis o se junta con otros pajeros como él para hacer orgías de pajas…; te aseguro que si ve tu pija te la chuparía como un caramelo…
- ¿Qué?, ¿es puto?
- Es hombre, no parece gay ni afememinado, es pajero y le gustan las pijas y pajearse con otros tipos como él… Y después de todo, ¿vos nunca te hiciste pajas?
- Si, cuando era pendejo, ahora no, me gusta las mujeres reales, como vos, aunque seas cara…
- ¡Cara es una puta que encontrás en la calle, que no sabés que enfermedad tiene, y que por una acabada rápida te cobra 300 pesos (60 dólares)! Yo te entrego todo lo que ves, las veces que vos quieras, sin negarte nada, sin apurarte, y sabés que sólo salgo con hombres que yo elijo, como vos, que sos un caballero y un macho potente… Y no cobro, sino que acepto regalos, pero como me gusta elegir que, te dije que cualquier vestido o una joya me cuesta como mínimo dos mil pesos (400 dólares)…
- Si preciosa, no me quejo, y disculpame si pareció que te trate como una puta… Vos sos una mujer hermosa, y si te doy plata, que siempre es poca, es porque tengo que darte algo por todo lo que me das…
- Bueno, te disculpo, pero me parece que recién empezamos… Vamos a darnos otra ducha y volvamos para que me clavés tu pedazo hermoso…
Ambos salieron de la habitación rumbo al baño, y entonces fue el turno de salir del placard, sacarme la tanguita con mi leche y ponerla debajo de la almohada, y colocarme la otra bombachita que Mariela había dejado sobre una silla. Era blanca, de encaje, que me ajustaba mucho la pija. Volví al placard y cerré por dentro, pero ahora me senté en cuclillas, con el otro orificio en la madera disimulado con un respirador.
Mariela y su cliente volvieron del baño, se desnudaron y ella se acostó boca arriba, ofreciendo su espléndida concha abierta.
- Papi, ahora te toca a vos hacerme acabar, chupándome…
- ¡Claro amor!, ¡tu conchita es un postre para mí! - dijo el tipo y lanzó su boca hacia la entrepierna de la hermosa puta.
- ¡Pará!, así no, quiero que me lamas con la bombachita puesta, hasta que este empapada con mis jugos; así me vas a hacer acabar varias veces…
- ¡Sos una sabia del sexo!, dale, ponete la bombachita…
Mariela se incorporó, sacó la tanguita sobre la cual había acabado, sacó un perfume de la mesa de luz y se roció su entrepierna y, puesta la prendita, también impregnó esta. Luego se acostó boca abajo, ofreciendo su culazo…
El amante hundió su cabeza entre las nalgas, con la lengua afuera, pero repentinamente se detuvo y arrodilló sobre la cama.
- Mariela, ¡esta bombachita está mojada y con olor a semen! – protestó el tipo.
- ¡Ay papi!, ¿y cómo querés que esté después de que me chupaste y largaste tus juguitos?; por eso la puse debajo de la almohada, para que no se seque, y gocemos juntos todos estos olores de nuestros sexos…
- ¡Sos tremenda! – exclamó el cliente y se hundió en el culo de la puta.
Observar, acuclillado dentro del placard, hizo que me pajease frenéticamente, y mientras Mariela gemía de placer, yo largué de vuelta otro lechazo y lancé un sonido de orgasmo.
- ¡De nuevo escuché el quejido de un hombre!, ¿qué, tu vecino pajero se está masturbando al escucharnos?
- ¡Si!, ¡¿quien no se pajearía por como me estás haciendo?!

(El relato ya está demasiado largo; lo cortó acá y continúo luego)


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 9
Media de votos: 7.56





Relato: Me pajeo mirando a mi vecina coger
Leida: 6470veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis