webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Esposa de cornudo consentido


 


Relato: Esposa de cornudo consentido

  Historia de esposa de un cornudo.
1 parte.
Marcela y Félix

Hola Amigos, soy esposa de CORNUDO, me inicie, casi que por llevarle la idea a mi esposo, después de casi 8 años de casada, en un principio, fuimos SW, y después de varios encuentros, a decir verdad no muchos, un día me encontré con un exnovio, el cual siempre me había tenido gana y me había defraudado, entonces más que por venganza, que por gusto, decidí tirármelo, pues yo estando felizmente casada y con la venia de mi cornudo era la mejor opción, hacerle creer a este que todavía existía un sentimiento que me atraía hacia a él y fui planeando todo, hasta que se llegó el día del gran encuentro, salimos a comer en un sitio de la ciudad, y luego de conversar y conversar, se decidió a darme un beso el cual yo respondí con frenesí y lo deje convencido de que me encantaría disfrutarlo más íntimamente, luego de algunos días de llamadas concretamos nuestro primer encuentro en un motel de la ciudad, el me recogió, habiéndome antes puesto muy bella con la ayuda de mi esposo quien escogió la ropa que debía llevar puesta, algo nerviosa y con la expectativa de como resultarían las cosas. Salí de mi casa muy atractiva, perfumada y con una copa de vino en la cabeza, pues no era fácil tener un encuentro sin la presencia de mi esposo, una vez allá, no paso mucho tiempo para que empezáramos a besarnos y el sin compasión fue desnudándome, pues después de tantos años, aun se le veía que guardaba el deseo por mí, más aún cuando nunca había podido poseerme pues de besos y alguna pasadita por la pierna nunca paso a más cuando era mi novio , así que ese día en el motel, tuvimos un encuentro más bien rápido, pero fructífero, para la tarea que nos habíamos propuesto con mi esposo, en ese momento más que el deseo, era la picardía de la tarea hecha, disimuladamente hice que me bañaba, después de haber recibido su derramada dentro de mí, y la guardaba muy bien pues es el primer regalito que le entregaría a mi esposo cornudo; luego de un buen rato, mi deseo era llegar pronto donde mi esposo para poder compartir con él la experiencia que acababa de tener. Sin más nos despedimos, sabiendo de antemano que habría más encuentros, los cuales yo empezaría a disfrutar a medida que se iban dando, siempre con la complicidad de mi esposo, el cual siempre me ha recibido deseoso, de embriagarse con la leche del otro, que aún cree que me he convertido en su amante, sin saber que está siendo utilizado, para beneficio de aumentar el deseo y la pasión que siento por mi esposo, con el que recreamos nuestra intimidad y cada día es más fogosa, gracias al iluso de mi ex, que aún cree que muero por sus encantos y lo único que estoy haciendo es ordeñándolo, para darle a mi amado esposo el mejor regalo que se merece, por permitirme disfrutar de la libertad que no todas las mujeres tienen la posibilidad de disfrutar, por no tener un esposo complaciente y cornudo como el mío.
Seguiré compartiendo con ustedes, para ser el morbo de unos y la envidia de otros. Reciban un beso.

Historia de esposa de un cornudo.
2 parte.
Marcela y Félix
Como les había prometido, continuando recreándolos con mis historias, aquel EX que les conté, me busca frecuentemente, y los encuentros los hacemos en mi casa o en la de él, les aclaro que el también ya es casado, no sé qué tan feliz sea en su intimidad, pero por lo que deja ver creo que le hace falta fogosidad. Uno de los días que lo hemos hecho en su casa, me recibió, con una copa de vino, que luego se triplico, hasta sentirnos un poco alegres, no mareados, porque nadie se emborracha con tres vinos en la cabeza, pero si sirven para calentar tanto el ambiente, como la piel y el cuerpo, cuando menos pensamos, estábamos besándonos apasionadamente, y mientras subíamos las escaleras fuimos dejando la ropa regada por ella, cuando llegamos a su habitación y sabiendo que sería poseída en la cama de aquella que me había hecho derramar alguna que otra lagrimilla, me sentí triunfadora, pues era otra venganza hacia ella, la que me había en otra época robado a mi novio antes de casarse conmigo, pues creyéndolo fiel, su esposo me estaba cogiendo sobre el lecho que ella utilizaba para descansar y darle algo de placer que no era suficiente, pues si lo fuera él no me buscaría. Sentados frente a frente sobre la cama, entrecruzadas las piernas y entregándonos en un beso profundo, las caricias cada vez más sentidas hacían parte del placer que poco a poco iba inundando la habitación de deseo, al sentir su miembro endurecido y mirando hacia lo alto, solo quería ser poseída, pero él quería acariciar mis labios y sentir el pozo en que se había convertido mi vagina, solo decía, mira la delicia como estas de mojada, mientras tiernamente con su boca mis senos se comía, al sentirme devorada tanto por sus manos como por su boca, casi que le suplique que me penetrara y al sentir su miembro que aunque no es tan largo si es grueso y llena mi pequeña vagina, empezamos en un vaivén de movimientos y más besos, que nos llenaron de éxtasis y nos dieron el disfrute, para una vez más obtener la tan valiosa y esperada leche que atesoraría como el mejor premio, el cual guardaría, con fuerza en mi interior para no dejar derramar ni una gota y hacer la entrega a mi amado cornudo, que con ansias me esperaba, para tomar y saborear en forma directa, con su boca el elixir bien ganado por haberme convertido en su puta.
Después de un receso y habiendo logrado el objetivo, nos vestimos, para marcharnos y cenar algo antes de que el en su automóvil, muy amablemente me regresara a mi residencia, sin antes hacerle prometer, que volveríamos a encontrarnos.
Al llegar a casa, me esperaba en nuestro lecho matrimonial mi hombre, lleno de placer con su miembro mirando erecto como nunca, el cual salude con un apasionado beso y al cual le dije, ha llegado tu puta, con el manjar que más deseas, huélelo, succiónalo, disfrútalo y embriágate , pues yo ya lo hice con los vinos, que me ha servido el ingenuo de mi ex, que quedo convencido una vez más que fui el objeto de su placer y resulta que al contrario una vez más, lo utilice para hacer más candente , apasionado, e inimaginable el encuentro con mi amado esposo, el cual no se cansa de saborear y disfrutar al máximo cada gota que en cada uno de mis encuentros obtengo para el como el premio mayor .

Así pues amigos una vez más los dejo con un beso mientras, les regalo otra de mis maravillosas historias.
Hasta pronto.
Me pueden escribir a esposabonita123@hotmail.com


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 240
Media de votos: 7.75





Relato: Esposa de cornudo consentido
Leida: 4967veces
Tiempo de lectura: 10minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis