webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi primera experiencia sexual; A los 6 años por Ehasvnla (I)


 


Relato: Mi primera experiencia sexual; A los 6 años por Ehasvnla (I)

  Yo vivía con mi madre y mi padre en una colonia que se acababa de crear, no había escuelas aún, ni un kínder muy cerca, para mi familia no había problemas pues mi padre trabajaba y mi madre se hacía cargo de mí, pero en un tiempo hubo una pequeña crisis en el trabajo de mi padre y recortaron sueldo, para colmo las cosas subían su precio, así que mi madre opto por trabajar también, el problema era en donde me dejarían, después de una búsqueda encontraron una pequeña guardería a siete calles, los dueños eran un matrimonio, la señora Carmen y su esposo Alfredo que tenían dos hijas, una de doce años y otra de dos, se me recibió allí, se acordó que me quedaría de seis de la mañana a siete de la tarde, una hora más después del cierre laboral en la guardería, a cambio pagarían cien pesos más al mes de la tarifa normal.

Las primeras semanas fueron para mí un poco difícil adaptarme pues no estaba acostumbrada a quedarme en un lugar extraño, pero pronto hice amistad con los demás niños y con las hijas de los dueños. Carmen atendía a los niños junto con su hermana, su esposo trabajaba y llegaba un poco después de que yo me iba, un día el dejo de ir a trabajar y se quedaba a ayudar a su esposa con algunas cosas, pasaron más semanas y uno de esos días, después de que se hubiera cerrado la guardería, me quede en la sala mirando TV junto con Ana, la mayor de las hijas, de pronto la mama de ella, Carmen, salió de la cocina y le dijo.

—Ana, hija, voy con tu madrina por las cosas que le encargue del AVON—Le dijo y después se dirigió hacia mí—Ale, Ana se va a quedar aquí contigo, de todos modos aquí esta Alfredo, mi esposo, si ocupas algo le avisas, eh—Me dijo ella muy amablemente y yo asentí.

Después de eso se fue y yo me quede aun con Ana en el sillón, al poco rato la menor, Sandra comenzó a llorar y Ana se levantó y fue al cuarto de ella, allí se quedó un buen rato y yo estaba tranquila en la sala mirando TV, de pronto, veo que de uno de los dormitorios sale Alfredo y va hacia la cocina a tomar agua, después se sentó a mi lado, un poco cercas mío, yo no le di importancia pues era su casa y él podía estar donde quisiera, seguí mirando la TV hasta que el me hablo.

—Tú te llamas Alejandra ¿no?—Me pregunto y yo dije un sí muy bajito—Y… ¿Vives aquí cercas?, como tus papas se tardan mucho en venir—Me decía

—Es que mi mamá trabaja muy tarde y mi papa no está en la ciudad—le dije yo.

Ya no dijo nada por un rato, yo me sentía incomoda de que estuviera tan cercas mío, pero no me atrevía a levantarme, pues ¿a dónde iría si no era la sala? seguí allí un rato más hasta que Ana salió del cuarto de su hermana y le pidió a su padre si le daba cinco pesos para comprar en la tienda de la esquina, él se los dio y Ana se fue, yo me quede mirando que se iba y también me quedaba mirando el dinero y supongo que fui demasiado obvia y el tomo eso para aprovecharse.

—Oye, ¿te gustaría ganarte 10 pesos? —Me dijo de repente y yo en mi inocencia no entendía el porqué de su oferta.

—Pues...si... ¿cómo? —Pregunte vacilante pues no sabía si era verdad lo que me decía.

—Sí, yo te los doy si haces lo que yo te diga—Decía mientras sacaba la moneda y la ponía en la mesita del frente—Es un jueguito que te va a gustar, ¿lo harías? —Me dijo. Entonces yo pensé por un momento y después asentí, después él sonrió y se levantó del sillón, tomo la moneda y se la metió en la bolsa del pantalón.

—Ándale, tenemos que jugar en mi cuarto ¿te parece? —Yo dije que sí y le seguí hasta su habitación y allí yo muy concha me senté en la cama.

—Bueno, lo primero que tienes que hacer es acostarte en la cama—Yo obedecí y me acosté en la cama.

Ese día yo traía puesto una blusa de manga larga color azul cielo y una faldita negra con pequeñas rayitas grises, y como ropa interior una braguita blanca, él se arrodillo al frente de la cama a la altura de mis piernitas y comenzó a masajearlas con sus manos, yo me asuste por el contacto y pegue un respingo, pero él me dijo que no me asustara que así se jugaba y yo me calme pero muy dentro sabía que lo que hacía no era bueno, por un par de minutos siguió acariciando mis piernas para después pararse y sentarse a mi lado mientras yo estaba acostada y me dijo que me sentara, entonces comenzó a meter su mano por debajo de mi blusita y a acariciarme el estómago, mis senitos que eran nulos aun, después pasaba sus dedos por el pliegue de la falda, entonces se puso frente a mí.

—Ya nena, ya llego la hora de jugar enserio, pero te tengo que quitar la ropa para que sientas, si no, sale—Me dijo mientras acariciaba mi carita, entonces yo reaccione a lo que mis padres me habían dicho sobre esas cosas y le respondí.

—Pero no es bueno que alguien extraño haga eso—Le dije yo inocentemente.

—No, veras, esto es un juego nada más y tú ya me conoces, no soy extraño ¿verdad? —Yo caí en su trampa y convencida asentí.

Comenzó a quitarme la falda negra que tenía puesta y la puso a un lado mío, después con mucha calma me quito la blusita y quede al descubierto ante sus ojos, el con sus manos me empujó hacia atrás para acostarme en la cama, se inclinó hacia mí y comenzó a besar todo mi cuerpo, yo sentía una sensación curiosa, como cosquillas pero más agradable debido a la saliva y a sus labios, después de lamer cada parte de mi cuerpo se volvió a sentar frente a mí pero esta vez me indico que no me sentara y con sus dedos comenzó a masajear mi parte, yo sentí al instante una sensación extraña, como electricidad que corría por mi cuerpo y cosquillas en mi pequeña vagina, me gustaba esa sensación pero a la vez me incomodaba, de pronto de una sola vez se deshizo de mi braguita y la tiro por ahí, se inclinó de nuevo hacia mí, pero esta vez me extrañe al ver que se dirigía a mi zona, sentí de nuevo una sensación parecida a la anterior pero muchas veces mejor, sentía que su lengua lamia mis labios para después con sus dedos separarlos e introducirse en mi pequeña vaginita virgen, metía y sacaba su lengua y yo solo movía mis piernas y me quejaba ya que sentía demasiadas cosas, está sumamente excitada, sentía que algo escurría por mis piernas por mi culito pero no le daba importancia, con sus dedos masturbaba mi clítoris y yo solo podía gemir de placer pues era indescriptible lo que sentía, pronto comencé a sentir como un pequeño dolor pero agradable que me hacía olvidar todo y querer más pero a la vez me perdía, entonces grite un poco por esa sensación abrumadora. Alfredo se levantó de la cama y yo quede allí acostada con la respiración entrecortada y una sensación de tic en mi clítoris, regreso después con un botecito extraño.

— ¿Te gusto lo que te hice? —Me pregunto y yo dije que si me había gustado.

—Ya... ¿Ya es todo? me gustó mucho—Le dije decepcionada pues pensaba que ya se había acabado todo.

—No, no, apenas estamos comenzando—Me dijo con una sonrisa torcida y yo sonreí de felicidad pues seguiría jugando a eso que me había gustado tanto.

—Ale, ahora ponte boca abajo—Me dijo y yo obedecí.

Sentí que sus manos pasaban por mis caderas y me levantaba mientras ponía una almohada en mi barriga, por instinto levante mi culito y él lo tomo y me dijo que así me quedara, para mí era una posición muy cómoda y me quede así, sentía como sus manos tocaban por todos lados mis nalgas y de pronto sentí que su boca entraba por mi agujerito como ya me había acostumbrado a esas sensaciones lo único que hice fue apretar las sabanas de la cama, volvía a sentir su lengua jugar por alrededor de mi culo, se alejó y entonces hablo.

—Ah, que hermoso culo tienes niña, si, si, esto va a ser mío, ya que no te quiero joder por enfrente, no por ahora—Dijo y yo no entendía nada, solo disfrutaba del "jueguito”

De nuevo las caricias y después que un líquido mojaba mi culo, entonces sentí que un dedo entraba y salía de mí, yo volví a apretar con fuerzas las sabanas pues esta ves si era dolor, era mucho dolor que no soportaba.

—Ah, ya, me duele, me duele—Dije entre sollozos.

—Ya, ya ahorita va a pasar y vas a ver cómo te va a gustar, tu espera.

Siguió con el mete y saca de sus dedo y yo comenzaba a sentir placer y comenzaba a gemir, saco su dedo y vi cuando volteé que se desabrocha su pantalón y sacaba algo grande y grueso, era su pene que si bien no era grande solo que me parecía pues nunca había visto uno, sería de unos quince centímetros, pero de un buen ancho, sentí como ese pedazo de carne caliente topaba con mi esfínter que palpitaba entre queriendo cerrar y abrir, comenzó a sentir que su cabeza entraba despacio, como a los 2 cm comencé a sentir que la presión y el dolor empezaban a surgir, poco a poco su pene comenzaba a entrar y con ello el dolor aumentaba hasta que se hacía insoportable y me hacia sacar lágrimas, debería de llevar ya unos 4 u 5 cm dentro cuando me decidí a replicar.

—No, ah ahora si me duele mucho, no aguanto, ya por favor—Le gritaba desesperada por el dolor.

—AH, que rico, oh si, puta, ohm, si, mierda, no entra todo, ni modo...

Decía mientras comenzaba a sacar su verga lentamente y yo lloraba mientras apretaba las sabanas con todas mis fuerzas y trataba de aguantar para no decir nada. Volví a sentir que entraba de nuevo, y esta vez sentía que ardía y daba pequeños gritos, los movimientos cesaron por unos minutos y comenzaba a desaparecer el dolor y en su lugar quedarse la sensación de esa verga tan dura y caliente en mi ano, de pronto el dio un gran gemido y tomo mis caderas y comenzó a sacar y meter rápidamente su pene, o lo poco que cabía de él, la primera envestida fue brutal pues sentí de nuevo el dolor, pero a la segunda sentí un placer combinado con dolor que me hizo soltar un grito y decir algo que jamás creí haber dicho.

—Que rico, yo...m...más rápido ah ah—Dije fuera de mi pues no aguantaba la oleada de placer que llenaba mi pequeño cuerpo, solo decía lo que creí me daría más de esas sensaciones.

—Ah, sí más rápido quieres, si putita, ah, ahora eres mi puta, ¿harás esto siempre conmigo, eh?

—Siiiiií, ah—Respondí sin pensar

Las embestidas siguieron hasta que Alfredo paro de una sola vez y dejo su verga inmóvil, yo no podía ni respirar y sentía ardor en mi culito y algo que escurría, y mucho, mucho placer, lo próximo que sentí fue un chorro de algo caliente que me llenaba y ardía a la vez, un minuto más y sentí de nuevo que salía de dentro mío, entonces ya sin sus manos que me sostuvieran caí en la cama y apreté con mis piernas mis nalgas para ya no sentir esa sensación de vacío punzante, trataba de recuperar todo el aire posible, estaba sudada y adolorida.

—Te gusto ¿eh? —Me preguntó.

—Si...pero...duele...me duele mucho... —Le respondí entrecortadamente.

—Ya se te va a pasar—Decía mientras se acomodaba el pantalón y se sentaba junto a mí—Ahora, no le digas a nadie de nuestro juego ¿sí?

— ¿Por qué?—Pregunte inocentemente.

—Porque esto solo lo hacen los adultos, pero también los niños pueden hacerlo y está bien, pues les gusta como a ti—Me dijo mientras me tomaba en brazos y me ponía en sus piernas—Entonces no le dirás a nadie o ¿ya no quieres jugar más?

—¡Si quiero! —Respondí asustada de que pensara que ya no quería—No le diré a nadie, nadie, nadie.

—Ok, ahora deja te pongo la ropa que ya mero viene tu mamá por ti

Me puso en la cama boca abajo y tomo unas toallitas de bebe y me limpio mi trasero pues tenía mucha sangre mezclada con semen que me di cuenta que también estaba en la cama y al verlo me asuste y volteé a verle.

—Es normal que te salga sangre, pues te dolió porque es la primera vez que juegas—Me dijo mientras me ponía la blusa.

Termino de vestirme y me ayudo a pararme pues me dolía un poco el cuerpo pero lo puede disimular, salimos a la sala y allí en el sillón estaba Ana comiendo unas papas fritas.

—Anita, ¿ya llego tu mamá? —Le pregunto y ella negó con la cabeza mientras miraba atentamente la TV

Miró el reloj y me dijo que faltaban 10 minutos para que llegaran por mí, después me dio los diez pesos y me dijo que los guardara bien, que no los enseñara y que solo los gastara aquí.

Al poco rato mi madre llego por mi tocando la bocina de su auto, yo me despedí de Alfredo en la cocina.

— ¿Mañana que venga jugamos otra ves?

—Sí, mañana y siempre que quieras.


-----------------------------------


;(Ehasvnla);

¡Hola! Yo soy la autora del relato con el mismo nombre que se encuentra publicado en esta misma página desde principios del año 2011, bajo el seudónimo de Europea Erótica, en aquel tiempo tenía planeado seguir con la historia pero pasaron cosas que me hicieron dudar de la legalidad de escribir esta clase de cosas, así bien pues, dos años después aún con el gusanito dentro de mí me aventure a preguntar a personas, me entere de que mientras explique que esto es ficción no me meteré en ningún problema legal (aun que algunos esto le quitara el encanto jaja), así que decidí re subirlo (pero con mejor ortografía que la anterior, era un asco, claro, propia de mi edad, en aquel entonces contaba con quince años)

También quiero aclarar que me indigna que haya personas que se sirvan de las ideas de otros para recibir reconocimiento, pues una persona del foro de 9reyes robo mi historia unos cuantos días de que lo publiqué por primera vez, esto me lo informo una persona que lo llego a encontrar el año pasado, y no, no es mi vivencia personal como esa persona afirma, pero, si es idea mía este relato sin ánimos de ofender a nadie ni de lucro, por esto mismo he decidido usar un seudónimo más reconocible, por lo que ahora se me conoce como “Ehasvnla” porque el anterior es tonto e irreconocible, este relato solo será publicado en “misrelatosporno.com” y si está en alguna otra parte, es robado, si voy a seguir con la mini historia, porque se de muchas personas que mediante “secretos2” donde deje mi correo, me pidieron la continuación que prometí aquella vez.

“Este relato es ficción, por lo que ningún menor fue lastimado realmente”

.
 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 73
Media de votos: 7.89





Relato: Mi primera experiencia sexual; A los 6 años por Ehasvnla (I)
Leida: 19614veces
Tiempo de lectura: 15minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis