webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi Inolvidable Iniciación (05)


 


Relato: Mi Inolvidable Iniciación (05)

  

Mi Inolvidable Iniciación (V)



Por: Incestuosa




POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO



Cap. VIII



Durante la semana que siguió mis pensamientos sólo tuvieron
cabida para una sola cosa: la imagen de aquel hombre que había capturado mi
corazón a través de esos momentos tan maravillosos y calientes que me había
hecho vivir con increíble intensidad, a pesar de la cortedad de mis años. En mi
fuero interno yo esperaba con ansias locas la llegada del jueves de la cita, por
lo que llevaba la cuenta de los días deseando con anhelo que la semana corriera
tan veloz como corre el viento. Pero al mismo tiempo trataba de dar forma a una
idea que se me había clavado en la mente desde hacía varias semanas.


Por otro lado yo estaba cierta, por los intercambios tenidos
con María de que ella, al igual que yo, no estaba siendo plenamente satisfecha
por Pepe, y de alguna forma y con el propósito de intensificar las delicias de
aquel juego nuevo que me embramaba hasta el delirio, me había decidido a
incorporarla cuanto antes al conocimiento de las prácticas amatorias de ese
hombre extraordinario; deseando por supuesto que ella por fin tuviese contacto
con mi desconocido amante con la finalidad de que pudiera tener puntos de
comparación entre mi hermano y él, pero sobre todo, de que gozase al igual que
yo lo hacía del incomparable deleite que me proporcionaba la singular
herramienta con que la naturaleza lo había dotado. Ahora ya no tenía ninguna
duda de que el momento propicio para revelar mi secreto a María había llegado,
pues en cierto modo temía que algún día, así como había llegado tan de
improviso, igualmente mi amante desapareciera de pronto sin previo aviso,
perdiéndonos ambas de la excitante oportunidad de aprovechar tan generosa
circunstancia. Y ya que María era un poco mayor y por lo mismo más experimentada
que yo en esas lides, pensaba que seguramente si formábamos una especie de
trinomio sexual con aquel individuo de mis amores, podríamos gozar juntas
espiándonos recíprocamente, cosa que de tan sólo pensarlo me corroía las
entrañas de deseo.



Así que tomé finalmente la decisión de confesarle a mi
hermanita la existencia del hombre de mis sueños, con la esperanza puesta en los
placeres que juntas podríamos vivir a escondidas sin que Pepe lo supiera jamás.
Precisamente un día antes de la cita con el desconocido le tocó a María irse con
mi hermano al escondite boscoso, mientras yo me quedaba cuidando las valijas. La
verdad es que a mí, después de lo que estaba viviendo con ese ejemplar masculino
que tanto me embramaba, ya no me quedaban casi ganas de ir a verlos coger, por
lo cual permanecí sin moverme de allí mientras soñaba despierta con la llegada
del día siguiente, en tanto le daba forma en mi cabeza al planteamiento de
invitación que muy pronto habría de hacerle a María. Sólo tenía que hallar la
manera más sutil de decírselo, ya que estaba segurísima que ella aceptaría mi
propuesta, así como yo había aceptado la suya en el juego que ella me había
planteado antes para que las dos jugásemos sexualmente con nuestro hermano.
Ellos regresaron como de costumbre casi una hora después, y de inmediato nos
fuimos presurosos a nuestra casa. Yo esperaba impaciente que por la noche y como
solía hacerlo siempre, mi hermanita me llamara afuera para contarme las
peripecias sucedidas aquella tarde. Así que cuando por fin me hizo señas para
que saliéramos, me fui rápidamente con ella hasta el tronco de nuestras
confidencias, y una vez instaladas cómodamente, mi hermanita se dispuso a
contarme los sucesos vividos con Pepe ese día. Pero antes yo le inquirí,
guiñándole un ojo con malicia:


-Como estuvo el día hoy, Mary?....


-Pues....qué te puedo decir, manita?....me siento como tú te
has sentido en estos días...


-Si?...y eso por qué, Mary?


-Ay, Angelita....ese Pepe cada día me deja más caliente....


-Ah, si?....por qué lo dices....?


-Pues porque hoy, apenas me la acababa de meter y ya se
estaba viniendo el pendejo....como que antes demoraba un poco más....pero no sé
que le está pasando.


-Mmmm....


-Fíjate que hoy me cogió por detrás....


-Ay que rico, no...?


-Pues si....pero casi casi fue como si no me hubiera hecho
nada...


-Ay Mary, por qué?..... –le respondí con interés, intentando
llevar la plática poco a poco hasta en punto que yo deseaba-


-Pues porque no sentí casi nada....sí me gustó, la
verdad...pero él eyaculó demasiado rápido....y pues me dejó con ganas...


-Es algo parecido a la insatisfacción, verdad
Mary?.......como que querías más.... no es así, manita.....?


-Exacto.....yo quería más....pero él ya no pudo por lo
mismo....y es que no demora nada el condenado.


-Ay Mary....yo creo que definitivamente tendremos que buscar
otra opción.... no crees?


-Pues si, Angelita....¿pero cómo?....tampoco podemos ir por
allí pidiéndole a los hombres eso, no te parece?....


-Ja ja ja.....no....claro que no.


-Ya ves?....y entonces cómo podremos convertir en realidad
nuestra fantasía....?


-Ay, Mary....pues....


-Mira angelita...no sueñes.....te digo que eso es
prácticamente imposible.


Advirtiendo que el instante era lo suficientemente oportuno
para abordar directamente el tema que yo quería plantearle, le comenté:


-Oye Mary....hay algo que quisiera confiarte...pero...


-Claro, niña.....sólo dime qué es....


-Es algo que...... pues estoy segura te gustará mucho....


-Ay, linda....y por qué no me lo dices de una vez...?


-Si te lo diré.....pero antes.... quiero que nos prometamos
algo....


-Sí, manita....como tú quieras.....


-Bueno.....pues entonces.... vamos a hacer un juramento.


-De acuerdo....hagámoslo.


Yo en seguida le sugerí:


-Jura por mamá que esto que te confiaré no se lo dirás
absolutamente a nadie más.


-Lo juro por mi madre –contestó mi hermana-


-Recuérdalo siempre, Mary....a nadie....y mucho menos a Pepe.


-No le diré nada a nadie....ese será nuestro
secreto......tenlo por seguro....pero ya dímelo si...?


-Está bien....escucha, manita..... yo he conocido a una
persona.


-Cómo...?


-Lo que oyes....hace algunas semanas conocí a un hombre allá
en el bosque....


-Ay Angelita....¿que cosas estás diciendo?....no te creo...


-Escúchame, Mary....por favor.....te estoy diciendo la
verdad....


-Hablas en serio?....


-Hablo con la verdad....y ahora, pues lo que quiero es que tú
también lo conozcas....y lo disfrutes como yo lo he hecho....


-Oh, manita....pero es que eso es increíble....


-Pues no lo es....


-Ohh....pero......pero.....cómo fue que lo conociste...?


-Sucedió un día de esos....cuando ustedes me dejaban solita
cuidando las mochilas.


María palideció.


-Ohhh....ya...entiendo....pero cómo sucedió todo....?...cómo
pudo ser tal cosa...?


-Bueno pues...ese día, estando solita allá....él simplemente
llegó hasta donde me hallaba sentada y se puso a platicar conmigo.


-Ajá....y?


-Al principio....pues yo no sabía lo que él quería....pero
poco a poco me fue llevando hasta donde él deseaba....hasta que finalmente
sucedió todo....Ay, Mary, para qué te digo los detalles?....lo que importa ahora
es que eso es una realidad....no crees?


-Ohh...Angelita...y cómo es él?...trata de describírmelo por
favor....acaso lo conozco?


-No....no lo creo.....yo la verdad jamás lo había visto
antes.


-Hummm....y es de fiar...?


-Claro que sí....es totalmente confiable....si no fuera así
yo ya lo sabría....y además, tú y Pepe ya se hubieran dado cuenta...no crees?


-Pues eso sí.....tienes razón....pero a poco te sigues viendo
con él?.....


-Ay pues claro, manita....que pensabas...?


-Ohh....todo esto es fascinante, Angelita....es algo
realmente increíble, niña....


-Sí que lo es, Mary....no tienes idea...


-Y.....te lo ha hecho seguido....?


-Pues no tanto como yo quisiera...pero sí...me lo ha hecho
varias veces....y cuando tú enfermaste de varicela y Pepe se quedaba a practicar
en la banda de guerra....pues yo me desviaba solita hasta aquí y me
aprovechaba....


-Ah, ladina....que lista resultaste, manita...


-Pues todo fue casual, Mary....pero ya que lo tengo....pienso
seguirlo disfrutando....


-Oye, manita..... y....eso....qué?


-Te refieres a su.....?


-Ay pues claro, bribona....a qué otra cosa....?


-Mmmmmm....manita.... no tienes una idea de lo tremendo que
es....


-Uyyy....no me digas......eso sí que es estupendo,
Angelita....


-¡Eso es lo mejor de todo!....te lo aseguro Mary.


-Bueno....y qué conmigo?....


-Cómo qué?.....a poco no se te antoja?


-Ay, tonta....pues claro que sí....


-Ya lo sabía..... y por eso te lo conté, Mary....mira, lo que
quiero es que ambas disfrutemos ahora de eso......deseo que por fin conozcas a
un verdadero hombre, que te hará sentir que estás volando sobre las
nubes....jijijijiji.


-Ay cabrona...vas a ver.....


-Ja jajajajajaja.


-Oye Angelita....pero estoy pensando en cómo le vamos a
hacer...


-Ay manita...tú no te preocupes....ya pensé cómo...


-Ya?....pues entonces dímelo....


-Mira, vamos a aprovechar los días en que Pepe se quede a
ensayar....


-Hmmm...pues sí, claro...es una idea genial....


-Lo cierto es que el hombre del que te hablo no siempre va al
bosque....pero yo puedo pedirle que vaya más seguido.


-Si....oye, manita....pero cómo vas a hacerle para que yo....


-Quieres decir.....para que te lo haga también a ti...?


-Exacto...me adivinas el pensamiento, bribona....


-Mmmmm....pues mira....también para eso ya tengo una idea...


-Pues dímela ya....anda...que siento que me quemo por dentro!


-Te lo diré, manita....mira, mañana tengo que verme con
él....y pues acuérdate que a Pepe le toca quedarse a las prácticas...así que te
propongo algo....por qué no vas conmigo...?


-Ay, manita, cómo crees?...¿así como así...?....¿que va a
pensar ese hombre?....


-No mujer....espera a que termine de decirte.....la clave
está en que tú no te dejarás ver...


-Como?...no te entiendo...


-Pues si.....te esconderás por allí cerca y desde allí verás
todo lo que hacemos....


-Ohhh....eres listísima, Angelita....


-Y bueno....yo no le diré nada a él....sino que harás lo que
yo te diga...quiero asegurarme de que las cosas salgan como queremos....


-Está bien...pero ya dime qué es....


-Mira manita....escúchame bien.....por lo que ví, a ese
hombre le gusta encontrarse con niñas, con jovencitas....y modo que utiliza para
convencerlas es que primero les ofrece dinero....


-Ohhhh.....así lo hizo contigo?...


-Si....pero es sólo al principio....ya después eso pasa a
segundo término....


-Ah bueno...pero cual es tu plan entonces....?


-Que mañana, por ser la primera vez, sólo nos veas escondida
entre el monte....pero la siguiente vez prepararemos un encuentro casual a solas
contigo....


-Cómo está eso, niña?....por qué no me lo explicas bien?...


-Mira, Mary....yo hablaré mañana con él y le pediré que vaya
el siguiente martes, que es cuando Pepe se quedará a los ensayos....pero ese
día, en lugar de ser yo, serás tú la que estarás allí....solita.


-Ay, no....yo solita con él?...no...cómo crees...me da
miedo....ni siquiera lo conozco.....


-No, tonta....yo iré también contigo....pero la que se
esconderá ahora entre la maleza seré yo....así podré deleitarme también con lo
que él te haga....


-Ahhh....en verdad que eres inteligentísima, manita.....ni
parece que tuvieras la edad que tienes.


-Mmmm...bueno....es sólo un juego muy parecido al que hacemos
con Pepe....se trata de que ambas lo disfrutemos, no?....


-Ohhh, si....es perfecto....porque lo haremos sólo cuando
Pepe no pueda venir con nosotras....


-Exactamente, Mary....ahora ya entendiste, verdad?


-Si, claro....y nos turnaremos para eso..... no?


-Así es....una vez tú y otra yo....como ves?


-Ay...que delicia....ya hasta me estoy saboreando...estoy
bien mojada de allí, manita...


-Hummm....y yo, Mary.....pero entonces qué
dices?...aceptas...?


-Ay pues claro...vamos adelante con nuestro plan, Angelita.


-Vamos adelante. –respondí satisfecha de que todo saliera tal
y como yo lo había planeado.



El jueves que con tanto anhelo había estado esperando por fin
llegó, soleado como todos los días de verano, y como de costumbre Pepe se quedó
esa tarde a los ensayos en la escuela, mientras Mary y yo nos encaminábamos
presurosas hasta el lugar de nuestro secreto. Yo le había comentado a mi hermana
que debíamos darnos prisa para llegar antes que el desconocido apareciera, pues
teníamos que buscar un lugar cercano pero escondido donde Mary permaneciera
oculta, y desde donde podría satisfacer su tremenda curiosidad de ver todo lo
que hacíamos mi amante y yo. Así que habiendo arribado al sitio de la cita
buscamos ansiosamente por los alrededores hasta dar con una serie de tupidos
matorrales desde donde mi hermanita podría visualizar sin contratiempos las
escenas que yo le tenía preparadas. Yo le pedí que se ocultara junto con su
mochila para no despertar ninguna sospecha, en tanto que me ubiqué justo en el
lugar donde mi añorado amante me había cogido la ocasión anterior, sentándome
sobre el musgo.



No tuve que esperar mucho tiempo por cierto, pues al cabo de
algunos minutos se escucharon pasos entre las zarzas. Era mi hombre que se
acercaba con pasos lentos hacia donde yo estaba, con la clásica sonrisa en los
labios. Al llegar me saludó:


-Hola Angelita....como has estado, linda?


-Muy bien....aquí esperándolo...


-Qué bien...pensé que tal vez no vendrías...


-No...eso no.... –le aseguré gozosa y temblando ya de pasión-


-Y viniste sola?....o vinieron también tus hermanos...?


-Pues si....pero ellos se fueron como siempre a cortar mangos
–le mentí-


-Oye, Angelita.....pero no veo sus mochilas...


De inmediato me di cuenta que acababa de cometer un error,
así que rápidamente corregí:


-No....es que esta vez se las llevaron...


-Ahh, bueno.... y que tal si lo hacemos de una vez?....no
quiero que regresen y nos vean.


-Ssi....como usted quiera –le contesté tartamudeando ya de la
brama tan intensa que sentía-


-Quieres que nos metamos más al fondo del bosque? –me dijo-


-No...no....mejor lo hacemos aquí...ellos no vendrán
enseguida....me dijeron que esta vez tardarían más tiempo... –le aseguré, con el
fin de que mi hermana no se perdiera por nada del mundo de aquel momento tan
increíble-


-Está bien...entonces ven acá...acércate a mi, preciosa....


Yo me levanté del piso y me acerqué a él hasta quedar muy
juntitos. En seguida el hombre comenzó a despojarme de mi vestidito con
presteza, para después quitarme el corpiño y las pantaletas, dejándome
completamente desnuda ante sus brillantes ojos que ya ardían de deseo. Luego él
hizo lo mismo quedando también en total desnudez, mientras yo me comía con la
vista aquel tronco bien parado que le sobresalía por encima de sus inflamados y
peludos huevos.


Quise pensar en mi hermana Mary y en lo que estaría haciendo
en esos instantes, viendo en plenitud la tremenda vara endurecida de mi amante,
con la gruesa cabeza pelada y rojiza y el venudo tronco largo y grueso, que de
lo parado que estaba se proyectaba desafiante con la punta viendo hacia el
cielo. Pero por más que quise concentrarme en Mary y siendo mucho más poderosa
la visión de lo que tenía enfrente y que captaba mi total atención, me olvidé de
todo para dedicarme a lo que más me gustaba: disfrutar de aquel enorme falo sin
par que se me ofrecía anheloso para que lo chupara a mi antojo.



Así que sin esperar más tiempo me arrodillé frente al erguido
cuerpo de mi amante hasta quedar con mi cara frente a su velludo pubis, donde ya
me esperaba el más rico juguete que jamás había probado en mi vida. Tomándolo
entre mis temblorosas manos comencé a jugar con él frotando mis dedos sobre su
gruesa y colorada cabeza, que a esas alturas se hallaba totalmente mojada de
líquido seminal, para ir después deslizando mis manos entre deliciosas
manipulaciones por todo lo largo del caliente tronco inflamado, y presa de
desbordante lujuria, llevarlo con ansiedad hasta mis labios y metérmelo
completamente dentro de mi boca.


El hombre se dejaba hacer todas aquellas caricias que yo le
prodigaba a su tremendo bastón inflamado, disfrutando con los ojos cerrados de
la suavidad de mi cavidad ensalivada, donde aquel invasor entraba y salía como
si fuera su propia casa una y otra vez, inflándose como si fuese una vejiga,
cada vez más, hasta alcanzar su total plenitud. Durante largos y deliciosos
minutos se la estuve mamando con locura, y cuando se me salía de la boca, yo me
la tallaba con ansiedad sobre mis mejillas, sobre mi nariz y hasta sobre mi
cuello, para volver de nuevo a saborear el rico caramelo con sabor a leche que
tanto me embramaba. Al cabo de cierto tiempo sentí cuando mi brioso amante me
levantó la cabeza tirando de mis cabellos para darme la esperada señal de
montarme por fin sobre él. Yo me dispuse con toda obediencia a soltar la
riquísima paleta sacándola de mi boca, para colocarme con rapidez en la posición
que él deseaba, mientras el desconocido se sentaba sobre el mullido suelo.


Con la presteza de una amazona entrenada en esas lides, me
abrí de piernas y me acomodé justamente por encima de su afilada verga, que se
hallaba en esos instantes completamente húmeda de su leche y mi propia saliva.
Tomándome de mis hombros mi amante me fue bajando con suavidad sobre su falo
descomunal, en tanto yo cooperaba y me dejaba ir poco a poco en la caída más
hermosa del mundo.



Al sentir la tremenda cabeza a punto de explotar en la
entrada de mi ardiente chochito, ahora fui yo la que me dejé caer sobre su
tranca enhiesta sintiendo cómo me iba atravesando con fuerza, abriéndose paso
sin pedir permiso entre los pliegues de mi sonrosada y húmeda hendidura. El
hombre me dio un último envión jalando mi cuerpo estremecido sobre su increíble
pito, llenándome por completo con aquel pedazo de carne palpitante que me
traspasó mis entrañas sin piedad.


Comenzamos a movernos con rapidez, jadeando de delirio y
gritando de placer y brama; él empujando con tremendo vigor su pene dentro de
mis reconditeces íntimas en un mete y saca fenomenal, y yo, ahíta hasta más no
poder, rebotando como una muñeca de trapo ensartada como estaba con aquella
singular daga del deseo. Así nos mantuvimos por largos y deliciosos minutos
disfrutando de aquel momento inigualable, mientras de mi boca salían gritos
ahogados que él trataba de evitar poniéndome sus manos sobre mis labios
enfebrecidos.


No pudiendo aguantar más las exigencias de nuestros ansiosos
cuerpos, yo exploté de repente en múltiples orgasmos que duraron una eternidad,
mientras los espasmos se repetían sin remedio uno tras otro sin parar, en tanto
él me rellenaba violentamente de leche mis entrañas abiertas, que se regocijaban
a sus anchas con aquel licor del delirio, apretando y soltando su descomunal
verga con mis pliegues interiores, como si fuese una bomba de succión que
necesitara sacar todo la savia exquisita de aquella manguera de hierro fundido.
Por largo rato nos mantuvimos abrazados en un nudo, como si fuésemos dos
serpientes haciendo el amor, autoprodigándonos mutuamente largos e interminables
besos en la boca, levantando de vez en vez mis brazos para ir a abrevar el
líquido sudoroso debajo de mis axilas hasta saciarse con mi humedad abundante
que manaba en esa zona, bebiendo extasiado aquel elíxir oloroso con desmedido
deleite.



Puesto que el hombre de mis deseos era magnífico e
insaciable, pronto me indicó que cambiase de posición, depositando con sus
brazos mi cuerpo sobre la hierba dejándome con la cara viendo al firmamento.
Tendida allí con los brazos en alto y abierta de piernas, se colocó de inmediato
de rodillas en medio de mis extremidades, sosteniendo entre sus manos la espada
de acero totalmente dura, rojiza y lechosa, para acomodármela de nuevo justo en
la puerta de mi ensanchada vulva, de donde brotaba como manantial el blanquecino
semen que escurría entre mis verijas confundiéndose con mis líquidos vaginales.
Acto seguido se dejó caer sobre mi cuerpo sudoroso llevando por delante su lanza
de guerra, que en seguida se hundió en mi apretada hendidura perdiéndose entre
la inmensidad de mis paredes íntimas.


Teniéndome atravesada por completo y sintiendo cómo sus
gordos huevos golpeaban la piel de mis nalgas, señal de que no quedaba nada de
aquel falo de fantasía fuera de mí, comenzamos a movernos rítmicamente de un
lado para otro, de arriba hacia abajo, mientras yo me repegaba lo más que podía
a su forjado cañón tratando de tragármelo con la ansiosa boca abierta de mi
bollito hasta que desapereciera para siempre dentro de mi caverna a punto de
explotar. Fueron intensos y largos minutos de delicia los que permanceimos
haciendo todo aquello, gritando ambos de placer y jadeando como dos locos
escapados de un manicomio, hasta que por fin, habiendo llegado el incomparable
momento supremo del clímax, volvimos a estallar en frenéticos y delirantes
espamos de pasión, acompañados de insuperables e intensísimos orgasmos, más
intensos aún que los anteriores, que nos transportaron al paraíso de la brama.
No obstante que las venidas que ambos experimentábamos no se acababan, nosotros
continuábamos extasiados entre salvajes y violentos movimientos de vaivén,
disfrutando con amplitud sin igual de aquellos instantes en que las almas se
funden para dar paso al placer, sin dar ni pedir tregua. Llevábamos quizás más
de una hora de estar unidos por la incontenible pasión que sentíamos los dos, lo
que hacía que ni él ni yo deseáramos desatar aquel nudo corporal en en que
estábamos trenzados. Mi amante, mientras tanto, se gozaba con mi cuerpo
besándome por todos lados, frotando su lengua ansiosa sobre mi encendida piel,
dedicando especial atención a la zona axilar, donde me chupaba con fruición el
sudor que brotaba de mis sobacos, para después mamarme las tetas mordiéndome el
pezón con sus dientes, en tanto mi cuerpo estremecido continuaba rezumando los
deliciosos jugos producto de aquel fenomenal encuentro amoroso.



Llegado el momento de nuestra separación, él me dijo:


-Ya, Angelita....ya es hora...


-Ssi... –le respondí con los ojos cerrados y aún en estado de
éxtasis-


-Tenemos que limpiarnos pronto....hoy nos tardamos más que
nunca...y tengo temor de que tus hermanos estén de vuelta.


-Ay..si...qué lata....


Por fin nos despegamos de aquel brutal acoplamiento,
sintiendo cómo se le dificultaba sacarme la verga de adentro. Yo le dije:


-Podríamos vernos el martes siguiente?.....


-El martes....sí, linda...aquí nos veremos a la misma hora.


-Bueno....pero no vaya a faltar, eh?


-No..como crees niña...aquí estaré...te lo aseguro.


-De acuerdo.


Rápidamente él se dedicó a limpiar mis intimidades, que esta
vez se hallaban más embarradas de leche y de sudor que nunca, para después
asearse él también. Una vez que nos hubimos vestido, él se depidió de mí como
siempre, con un beso en la mejilla, y se alejó presuroso entre los árboles del
bosque. Yo esperé prudentemente algunos minutos, hasta que consideré conveniente
acercarme al sitio donde se hallaba oculta mi hermanita. Cuando llegué hasta
allí me sorprendí de encontrarla tirada en el suelo, con las piernas totalmente
abiertas y los ojos cerrados, metiéndose con afán desesperado sus dedos entre
las piernas, masturbándose como loca.


Al no advertir mi presencia, quizás creyendo que aún me
encontraba conversando con el desconocido, ella se tocaba sin pudor su hendidura
enrojecida por las manipulaciones de que era objeto, apretando, cerrando y
abriendo las piernas una y otra vez, gimiendo casi en silencio palabras
ininteligibles. Yo me quedé quieta observándola y sin desear interrumpirla, pues
comprendía perfectamente lo alterado de su estado, sobre todo después de haber
presenciado con avidez la singular batalla que acababa de tener lugar en medio
del bosque.


Ella continuaba como extasiada, en una especie de actitud
contemplativa pero sin tener sus manos quietas, disfrutando sin pudor alguno de
los toqueteos que las puntas de sus dedos prodigaban a su clítoris enhiesto, en
tanto yo aprovechaba la ocasión para deleitarme de la hermosura y enorme belleza
del cuerpo de Mary, que cada día estaba más apetecible. Y aunque para ser
sincera yo no estaba nada mal, quizás debido a mi edad aún no había alcanzado
las morbideces en plenitud de un cuerpo de mujer, que veía que mi hermana ya
tenía. Permanecí de pie carca del cuerpo de mi hermanita, sin hacer ruidos,
viendo que por fin estaba a punto de llegar al deseado clímax. Eso lo constaté
muy pronto, ya que de repente Mary comenzó a estremecerse con violencia, como
poseída de un ataque de epilepsia, jadeando de manera intermitente y ahogando
gritos de lujuria, derramándose al fin en delirantes venidas que le provocaban
un apretamiento mandibular sin precedentes.



Al volver de su éxtasis glorioso por fin abrió los ojos,
lanzándome en seguida miradas de infinito agradecimiento, seguramente conmovida
por la invitación tan generosa de mi parte para contemplar gratuitamente todo
aquello que yo hacía con el desconocido del bosque. Cuando por fin pudo hablar,
me dijo abrazándome:


-Ay, manita....cuán deliciosa verga tiene ese hombre.....


-Si...verdad?...te gustó....?


-Huyyy....mucho más que eso....ya quiero que llegue el día en
que me toque a mi....


-Ah bribona....pero bien que te diste cuenta de todo
verdad...?


-Ay si, linda....y ya la deseo tanto que me muero por tenerla
adentro, Angelita...


-Si te lo creo....yo siento lo mismo....


-No seas glotona, manita....deja que tu hermanita mayor
también se goce con ese pedazote... –me dijo con una sonrisa sardónica-


-Claro que si, Mary....ese es el trato....no?


-Ay si....pero dime....cuando vendrá otra vez?....cuendo me
tocará a mí?....hablaste con él?....


-Si, claro......vendrá el próximo martes....


-Ay...hasta el martes...y por qué tanto tiempo?


-Recuerda que los martes y los jueves es cuando Pepe se queda
a ensayar....


-Ohh si....lo había olvidado....bueno, ni modo....


-No comas ansias, Mary....ten paciencia...


-Pues si...no me queda otra....


-Ya ves...pero te aseguro que llegará el día en que te
sientas atravesada por él...


-Huyy...siiii....que ricura....oye, linda.... cómo te cogió
ese cabrón....te puso como quiso...no me explico cómo puedes aguantar toda la
verga adentro de tu coñito tan chiquito...


-Ay, pues una se las ingenia...jijijiji....es tremendamente
delicioso, manita....no hay palabras....


-Ohh si....seguro que sí...


-Bueno, niña...ya arréglate la ropa....mira nadamás como
quedaste de la pajeada que te pusiste...


-Ay Angelita...no pude evitarlo...como podría estar quieta
viendo todo eso?....


-Ja ja ja ja....sí, te entiendo muy bien...pero apúrate...que
ya debemos irnos.


-Ya voy...ya voy, manita...


Después de que Mary se acomodó sus ropas, cogimos nuestras
valijas y reanudamos el camino rumbo a casa.



CONTINUARA......



Si te gusta este relato me puedes escribir tus emociones y
comentarios a mi correo:



POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 4
Media de votos: 9.75





Relato: Mi Inolvidable Iniciación (05)
Leida: 3906veces
Tiempo de lectura: 18minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis