webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Me folle a la madre de mi novia


 


Relato: Me folle a la madre de mi novia

  

Todo sucedió cuando tuve una novia que no quería perder la
virginidad y terminé follandome a su madre


Conocí a Silvia cuando vino a mi Instituto.


Los dos teníamos
dieciséis años y como era una chavala impresionante, pelirroja de ojos verdes y
con un cuerpazo demasiado desarrollado para su edad, tras salir unos meses
juntos en pandilla con mis amigos, decidí convertirme en su novio e iniciar con
ella una relación muy sensual.

Soy Toni y tengo un apartamento alquilado en el
que vivo, con una sola habitación, cocina-comedor y cuarto de baño, en el barrio
en donde vive Silvia, situado a escasos metros de su casa.


Cuando cumplimos los
dieciocho años, ella comenzó a ir a la Universidad y yo conseguí un trabajo de
administrativo en una empresa de automoción.

Entonces como ya no dependía del
dinero que me giraban mis padres desde mi pueblo, pensó que era el momento de
pasarme por la piedra a mi novia que hasta entonces solamente me había permitido
tocarla por debajo de la falda, acariciarle las tetas, unos besos con mucha
lengua y pasión y pocas cosas más.

Además ella en estos dos años tenía unos
pechos más grandes, un culo más provocativo, que además sabía mover con
coquetería al andar y en definitiva estaba Buenísima! Un día pensé que ya no
podía seguirlas y que si ella no entraba en mi juego, sería la hora de buscarme
a otra chorva más corriente, pero que me permitiera echar esos polvos de locura
que tanto necesitaba.

Incapaz de soportar por más tiempo el tener ese bombón de
mujer al alcance de mi boca, sin comérmelo, un día a la salida del cine la
invitó a tomar una copa en mi piso, aunque en realidad quería pasármela por la
piedra.

Por esa razón le pregunte: ó ¿No quieres ahora que echemos un polvito
rápido, Silvia? No, pues aunque te quiero, después de lo que me has propuesto,
dudo de que vayas conmigo con buenas intenciones.

Todos los tíos sois unos
cerdos y no pensáis más que coger a una tonta para follar con ella hasta
aburriros y luego le dais una patada en el chocho y a buscaros a otro ¿Verdad
que estoy en lo cierto? En vano intente disuadirla, pero me quedó sin argumentos
y ella muy decidida se marchó enfurruñada sin permitir que la acompañara.



Sinceramente pensé que nuestra relación había terminado que pronto tendría que
buscar a otra sustituta, porque necesitaba hacer el amor con una mujer de
cualquier edad, color de piel o condición social.

Estaba salido como un perro y
no encontraba una solución urgente a mis males.

Pasaron los días y en el mes de
febrero, Silvia me sorprendió cuando me dijo en la calle que su madre, que era
viuda, deseaba conocerme.

Me invirtió a comer en su casa y yo acepté por lo que
me dispuse a ir el sábado al mediodía a conocer la que podía convertirse en mi
futura suegra, si es que Silvia había decidido prolongar nuestra relación.


El
día del almuerzo yo compré unas flores, unos bombones y muy nervioso llegué a la
casa de Silvia.

Al abrir la puerta mi novia, me presentó a su madre y me quedé
boquiabierto al ver lo guapa que era.

- Esta es Carmen, mi madre.


¿Verdad que
está muy buena? - Si, ya lo creo que sin dije como un léelo, pero no
desaproveché la ocasión de darle dos besos en su cara ovalada, suave y muy
hermosa.

Olía perfume caro y era una mujer de mediana estatura, pelirroja,
provista de un cuerpo precioso.

Tras las presentaciones la seguí obnubilado al
comedor, y sin darme cuenta dejé un poco olvidada a Silvia, porque me gustaba
mucho más su madre que ella.

Comimos y a los postres, Silvia me dijo que tenía
un examen el próximo lunes y que se iba a estudiar a casa de su amiga Azucena.



Me pidió que la esperase haciéndole compañía a su madre y que ella regresaría
sobre las diez de la noche, y nos iríamos los dos a bailar un rato a la
discoteca.

Hice como que acepta a regañadientes la oportunidad de quedarme a
solas con Carmen, pero suspiré de alivio cuando mi novia se fue tras darme un
beso en la boca.

Carmen me dijo que era la propietaria de una tintorería y que
recibía los vestidos de novia, tras las ceremonias para limpiarlos y dejarlos
como nuevos.

No me imaginé ni por un momento lo que estaba tramando.


Un rato
después cuando nos bebimos unos whiskies, ella me pidió que la esperase en el
salón porque iba a darme una sorpresa muy grata.

Estuve impaciente leyendo una
revista y viendo la televisión, deseando que volviera de nuevo a mi lado y una
media hora después se acercó a mí majestuosa, haciendo una entrada triunfal en
el comedor, como una supervedette, vestida de novia.

Iba peinada con un moño
artístico y lucía un albo tul de ilusión.

Su vestido blanco corto, sus medias
blancas, con los zapatos de tacón a juego, su rostro maquillado Estaba preciosa!
Ð Vamos a jugar a que eres mi marido.

¿Qué te parece mi idea? ¿ Fantástica pero
haremos lo que suelen hacer los recién casados? ¡Por supuesto que sí! Este traje
está para lavarlo y antes de eso vamos a disfrutar un poco.


De acuerdo, Tony? La
besé en la boca y me sentí el afortunado esposo de esa preciosa señora, que se
dejó levantar el besito de novia y que la acariciase sus muslos, que no eran
gruesos, sino macizos.

Le toqué una pierna, primero la rodilla, luego el muslo y
ví sorprendido que me mostraba al aire el rojizo vello de su monte de Venus,
porque no llevaba bragas la madre de Silvia.

Le solté la cremallera del vestido,
y al darse la vuelta, me di cuenta de que tampoco llevaba sostén.


Al despojarla
del vestido blanco, de primorosos encajes y pasamanerla, le ví sus pechos
rosáceos, gordos y redondos, preciosos, que me recordaban dos melones dulces y
apetitosos.

Se los acaricié y manoseé, luego le lubrique con saliva los pezones
y se los chupé.

Eran sin duda más grandes y sensuales que los de mi novia.


Le
ayudé a quitarse las medias y la hice ponerse a gatas en el sofá.


Se puso a
cuatro patas, apoyada en sus codos, rodillas y me mostró la perfección y
sensualidad de sus nalgas apretadas, de su culo, de ese esfinter sonrosado que
yo supuse que no era virgen ¡No podía serlo! La mujer se creyó que iba a
metérsela por su trasero en un griego espectacular.

Estaba equivocada, porque
sin dudarlo dos veces, se la introduje sin pedirle permiso, por la boca
hambrienta de su vagina ¡Fue increíble! Le metí el pene hasta los testículos
mientras la sujetaba por sus pechos.

Mi verga entró y taladró la cálida
hendidura, sumergiéndose en un algo de caldos femeninos, tibios y muy gratos.



Carmen me decía piropos, me alababa animándome a que la follara, regalándome
todos los placeres que una mujer ardiente y experimentada como ella, podía
ofrecerle a su hombre.

Ignoro cuanto tiempo estuvimos haciendo el amor, pero de
repente un temblor placentero, sublime, me hizo gemir, y grité su nombre
mientras acariciaba la protuberancia erecta y resbaladiza de su clítoris y ella
movía las caderas.

Poco después salió un río de esperma y le llené la vagina de
mis secreciones.

Le acerqué un momento después mi miembro a su boca pintada de
carmín.

ella me lamió varias veces el pene y Carmen al fin se introdujo mi
prepucio entre sus labios.

Se lo hinqué con furia en su boca.


Me succión,
absorbí y expulsó el glande lamiéndome cada milímetro de su superficie, mientras
jugaba con mis testículos y siguió disfrutando de mis atributos, hasta que
creció el ritmo de sus lamidas y mi leche se trasvasé con furia de mi pene
anegado hasta su boca y garganta.

Carmen paladeé mi semen que yo le arrojaba a
chorro y no pudo evitar que alguno de esos bortones se deslizase por su cara,
rumbo a sus tetas.

Me quedé exhausto, pero ella se echó boca arriba y me ordenó
que le lamiera las mieles que brotaban por sus orgamos en cadena, de la grieta
de su sexo.

Yo la lamí y mi boca se posó junto a sus labios mayores y menores,
penetrándole con mi lengua rígida en su hendidura femenina, lamiéndome sus
cálidos jugos y los restos de mi eyaculación.

¡Qué extraña almagama de humores!
Pero no lo pensé más y seguí meciéndole la nariz entres sus nalgas y de nuevo mi
lengua traviesa limpió todo ese sexo que ella generosa me ofrecía, abierta de
par en par a mi exploración lingual.

Cuando disfrutamos juntos en un sinfín de
posturas dignas de un kamasutra doméstico y particular, nos fuimos a lavarnos y
ella me rogó que me apresurase porque tal vez su hija sabiendo que yo estaba en
su casa, adelantase su regreso y no quería defraudarla por haberse entregado a
mí.

Cuando salí de la ducha y me perfumé con la colonia de hombre que me
facilitó Carmen, me quedé absorto viéndola como se peinaba desnuda y se
maquillaba.

Cuando terminó de acicalarse y se sintió muy guapa como me confesó
con una sonrisa de complicidad me permitió verla como se ponía la braga, el
sostén y por último un vestido muy sensual.

Una vez estuvimos vestidos, ella me
preparó una merienda opípara y muy nutritiva, para recuperar las fuerzas que
habíamos gastado jodiendo sin límites.

Vimos juntos la tele y lo pasamos muy
bien juntos hasta que al llegar las diez, vino Silvia que se alegró al ver que
su madre y yo habíamos hecho tan buenas migas.

Mi novia y yo pasamo una velada
feliz, aunque yo estaba echo polvo y con pocas ganas de meterle mano, cosa que
le extrañó por sé anómalo, aunque yo achaque ese desinterés sexual a mi dolor de
cabeza que me impedía disfrutar del placer de su compañía.


Al día siguiente
Silvia me llamó por teléfono muy enfadada y me dijo que ya se había enterado de
lo que habíamos hecho su madre y yo juntos.

Se echó a llorar repitiendo con
insistencia que ella no era una cornuda y que deseaba romper una relación, que
después de tirarme a su madre ya no tenía ningún futuro.

Yo intenté por todos
los medios disuadirla, pero como era muy terca, mi misión resultó imposible.



Acepté mi destino adversos con resignación y no pude salir con ella durante más
de un mes y medio, y estaba a punto de olvidarme de ella y de su madre, buscando
otro conejito húmedo y cariñoso, cuando recibí con sorpresa la llamada
telefónica de Silvia, quien muy nerviosa me rogó que fuera a cenar a su casa, el
próximo sábado a las nueve de la noche.

Temí lo peor y me preocupó muchísimo el
que me pudieran insultar y amenazar las dos mujeres unidas contra mí.


Pese a
ello acepté su invitación y me dispuse a saber lo que supuse que ambas estaban
tramando.

Me extrañó al llegar a su casa y tras los saludos de rigor, ver que
las dos, madre e hija, iban teñidas de rubio platino.

Parecían dos amigas o
incluso dos hermanas guapísimas, aunque mi Silvia era más alta y tenía un
aspecto más juvenil que su madre.

Besé a Silvia en la boca, pero luego Carmen,
no quiso darme un casto beso de amigo en las mejillas, sino que me morreo con
premeditación y alevosía, dándome la lengua y excitándome a tope, sin guardar
las apariencias ante su propia hija.

- Hemos pensado me dijo Carmen que te cases
conmigo.

Así formaríamos un hogar tú y yo, en el que viviría con nosotros
Silvia, que se convertiría en tu hijastra.

No me desagradó la idea de ser el
marido de la tintorera y de tener a mi alcance a Silvia, con la que iba a
disfrutar muchísimo, a poco que me lo propusiera, porque al parecer estaba
coladita por mí.

Ð Si aceptas volvió a decirme con mucha dulzura Carmen te ruego
que te desnudes en mi dormitorio y delante de nosotras.

Mi hija en virgen y
quiero que sepa como esa un hombre en la intimidad.

Como un autómata acepté su
propuesta y las seguí hasta ese dormitorio de matrimonio, quedándome estático
delante de la amplia cama.

La madre de Silvia, mi futura esposa me ayudó a
desvestirme y cuando estaba con mis vergüenzas al aire, cogió mi miembro viril
con su mano izquierda y lo acarició para que alcanzase su máxima dimensión.



Carmen sé lami las yemas de los dedos para que el masaje que me dió a mi pene
fuera más suave y placentero para mí, detalle que en aquellos momentos le
agradecí con una erección de caballo.

- ¿Quieres chupar hija mía, esta cosita
tan buena? Silvia aceptó y se atrevió por iniciativa propia a cogerme la verga y
metérsela sin disimulos en su boca, cerrando los labios en torno a mi columna
sexual.

Mientras ésto sucedía Carmen me acariciaba los testículos, los sobaba
con delicadez, provocándome un deseo incontenible que las succiones de su hija,
incrementó hasta el punto de que temí eyacular sin demora.


Cuando la madre e
hija con sus veinte dedos sincronizados jugando con mi falo consiguieron
llevarme al éxtasis más completo, noté que una ardiente marea, una tempestad de
semen brotaba de mi bajo vientre y salía como un alud hacia el exterior, en
forma de violentos chorros de leche.

Con esos disparos de líquido viril mojé la
cara y el vestido de Carmen y se introdujo el caldo tibio de mis testículos en
la boca de Silvia, que se relamía agradecida.

Parezco una cerda por tu culpa
dijo mi futura esposa Carmen, mientras su hija con la boca llena de mi leche se
reía divertida.

Carmen se quitó el vestido y le vi al ir sin sujetador, ni
braga, su pecho y el pubis con su pelo rojizo y su grieta vertical abierta y muy
lubricada.

Silvia se libero de la blusa y disfrutó contemplando sus tetas
juveniles y hermosas, que parecían dos peras puntiagudas y riquísimas.


Mi
exnovia le metí a su madre la mano en la entrepierna y le introdujo dos dedos en
su vagina.

Luego acarició el pedazo de carne roja de su clítoris, que sobresalía
por su excitación del pelo cúbico de Carmen.

De repente mi futura esposa me
pidió que desflorase a su hija, que tumbada sobre su cama me ofrecía su vagina
juvenil hambrienta.

Me subí sobre ella, nos besamos en la boca y poniéndole mi
verga en su sexo, preté poco a poco hasta que logré introducirla totalmente en
esa cueva tan maravillosa, desflorándola.

Una vez conseguido mi objetivo, Silvia
me puso los pies en el cuello y estuvimos haciendo el amor un buen rato, hasta
que eyaculé mi semen fuera de su cado íntimo, sobre su vientre.


Me dejé
posteriormente limpiar mi miembro por Carmen, que con una toalla humedecida en
agua me quitó los vestigios de sangre, que Silvia me había dejado.




Escríbame para comentarios, sobre todo si son chicas.


;-P
jejeje


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 41
Media de votos: 7.66





Relato: Me folle a la madre de mi novia
Leida: 59462veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis