webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi amada suegra


 


Relato: Mi amada suegra

  

La historia que relato es absolutamente verídica y cambió mi
vida. Estoy completamente enamorado de mi suegra, llamémosla Laura, mujer de 48
años, bellísima, de pelo rubio sedoso, boca carnosa, pecho turgente y
maravillosas piernas. Es de esas mujeres nacidas para excitar a los hombres y es
plenamente consciente del deseo que provoca.



Comencé a fijarme en su hija, una preciosa niña rubita de 18
años cuando yo tenía 23 y descubrí maravillado que tenía una madre que parecía
su hermana y que todo el mundo se giraba para observarla el movimiento de
culito., ella tenía en ese momento 40 años No sé si incoscientemente por esa
visión, acabé tirándola los tejos a su hija y nos convertimos en novios. Así
comenzó mi pasión interior por una mujer de bandera.



Ella propició nuestra relación y le agradaba que yo fuera el
novio de su hija, hasta presumía de ello; soy un chico guapo de 1,90 m, moreno,
fuerte, muy morboso. En su casa ella vestía camisolas abiertas y cortitas que
mostraban sin ningún equívoco un magnífico cuerpo, un no disimulado gran pecho y
unas piernas de adolescente, así que no pude evitar recrearme en dicha vista y
comenzar a pajearme con esa visión. Yo la miraba sin disimulo y ello parecía no
importarle, es más daba la impresión que le excitaba, también yo me paseba por
su casa con un pequeño bañador que marcaba mi gran paquete.Una vez que comencé a
hacer el amor con su hija, al pronto pensaba en su madre cuando la penetraba, y
así mis orgasmos eran de impresión.



Los veranos en su apartamento eran de ensueño, todo el día
paseándose con el bikini delante de mí, lo que me provocaba enormes erecciones
que tenía que apagar en el baño. En la playa nos mirábamos de reojo como el que
mira a un tío o a una tía buena, pero sin dar más pasos por el corte que
suponían estas situaciones.



Sin embargo, mi cuerpo y mi mente pedía más y así, ya que
ella tenía un comercio cerca de mi trabajo, comencé a visitarla y a charlar
amigablemente con ella. En esas charlas yo la miraba como la bella mujer que
era, la besaba en la mejilla con amor, la rozaba al cogerla por la cintura, la
decía lo hermosa que era y lo joven que parecía; a ella le gustaba y se
sonrojaba. Hasta que un día, poniendo el cierre del negocio nos quedamos solos y
no pude evitar tomarla por la cintura, acercarla a mí y besarla en la boca con
un largo morreo que nos puso cachondos a los dos, ya que ella no dijo nada y
respondió, quizás con más pasión a mis besos; la acaricié el culo, la pegué
contra mi pene, ya del todo erecto y ella comenzó un suave movimiento de compás
que masajeaba mi polla. Se agachó, me bajó la bragueta y comenzó a chupármela
como nunca antes me la había chupado, hundía su boca hasta su garganta y
salivaba en toda la base del pene para poder comérselo. Era tan grande la
satisfacción y el deseo acumulado que directamente me liberé y me corrí dentro
de su boca, tragándose ella con placer el fruto de mi pasión.



Me comentó que desde el primer día que me vio me deseaba y
que en numerosas ocasiones se había masturbado o follado con su marido, un tío
frío y distante, pensando en mí. Que al verme se sentía como una perra en celo y
que necesitaba tener mi polla. Estas palabras me volvieron a poner como loco,
así que me puse a su espalda, le separé las nalgas, las froté con un poco de
saliva y comencé a darla por el culo. Me gritaba que nunca se la habían metido
por ahí y que yo era completamente suyo; tras largas embestidas acabé llenando
ese delicioso agujero con otras gran corrida. Nos vestimos y nos miramos como si
nada hubiera sucedido.



Después de esto me casé con su hija y hemos continuado
fomentando nuestros encuentros furtivos en la tienda o en hoteles céntricos
donde podemos dar rienda a nuestra pasión, que por cierto a ella y a mí nos
permite poder seguir follando a gusto con nuestras respectivas parejas.


 



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 2
Media de votos: 9.50


Relato: Mi amada suegra
Leida: 22121veces
Tiempo de lectura: 2minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis
Cocinar Recetas
bedava porno
Curso Doblaje
It developer
porno italiano 3G gratis
erotische geschichten



Webcams Chicas de Misrelatosporno.com
 
Todo sobre acuarios
 
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .