webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Suegra cachonda


 


Relato: Suegra cachonda

  

Mi suegra es un cañón de mujer: sexy, atractiva, provocadora;
48 años, unas curvas peligrosas (gasta una talla 105 de pecho), rubia de labios
carnosos y unas piernas de adolescente.



Vamos que es una mujer de esas de las que te das la vuelta
cuando se cruza contigo por la calle. Siempre la he visto así, como mujer
bellísima, jamás he podido verla como mi suegra o como la madre de mi mujer. Si
alguna vez habéis tenido este sentimiento sabréis de lo que hablo: es la
contradicción entre el deber ser y la pasión, entre los convencionalismos y el
amor verdadero. Pues bien, Yo siempre he estado enamorado de mi suegra, desde
que la conocí, sabiendo que era la mujer de mi vida.



Cuando empecé a salir con su hija descubrí ese cañón de
mujer: Yo tenía 23 años y le sacaba 5 a su hija y ella acababa de cumplir unos
esplendorosos 40 años (si ahora es un cañón ni te cuento cuando tenía 40). Yo
soy un hombre muy atractivo: morenazo, alto, fuerte, de facciones muy sugerentes
y, sobre todo, me encantan las mujeres y l juego de la seducción. Desde el
primer momento miraba a Laura, que así se llama mi suegra, profundamente,
directamente a los ojos y luego de arriba abajo, como se mira a alguien cuando
quieres significarle que te atrae. Ella, supongo que ya se daba cuenta, permitía
ese cruce de miradas y, además, en su casa se paseaba con pequeñas camisolas que
dejaban al descubierto un gran pecho erguido y un culito de "golfa".



Poco a poco fui ganándome la confianza de toda la familia y
con ella, sin que nadie, ni mi mujer vieran nada extraño en mi buena relación
con mi suegra. Laura tenía una tienda cerca de mi oficina, así que muchos día
acudía a verla para charlar y tomar café, con lo que nuestra relación y
confianza se fue estrechando. Mi acercamiento era incosciente, de la confianza
pasé a la galantería: "qué guapa estás...", "qué bien te sienta esta falda...,
etc; después a la seducción: miradas cada vez más penetrantes y pequeños roces
al saludarnos y al despedirnos.



Todo ello me llevó a una gran confusión y frustración: estaba
enamorado de una mujer a la cual no debía acercarme. Pasé muchos malos momentos,
hasta que un día después de reír y charlas durante dos horas en la tienda, cerró
al mediodía y la acompañé al garaje a recoger su coche. Volvimos a reírnos y nos
dimos dos besos de despedida, sin embargo una terrible atracción nos mantuvo
nuevamente hablando de cosas intrascendente y riendo hasta que nos volvimos a
depedir esta vez con un pequeño "pico" en la comisura de los labios. Nos
quedamos paralizados, extasiados, muertos de miedo por sui alguien nos había
observado. Nadie había, así que la agarré fuertemente de la cintura y la aprté
contra mi dándola el beso más apasionado de mi vida.



Nuestros cuerpos se aceleraron, el mío con una descomunal
erección se pegaba al suyo, y sus pezones se erguían sobre el vaporoso vestido.
Nos movíamos y rozábamos calentando nuestro contacto. La agarré de la mano y la
metía en su coche donde ella comenzó a desabrocharme el pantalón y sacó mi
caliente polla, observándola con admiración y posteriormente besándola y
chupándola como nunca antes me lo habían hecho. Descubrí sus piernas y tras una
pequeña tanguita aparecía un bello rubio que guardaba unos labios vaginales
húmedos y abiertos que comencé a estimular con mis dedos. Tanto era el deseo
queme corrí a borbotones dentro de su boca y ella se tragó mi caliente leche.



Después de un pequeño silencio se montó encima de mí, retiró
su braguita y comenzó a menearse con mi polla dentro de su cuerpo. No podía
dejar de soñar que era el momento más feliz de mi vida: "por fín la tenía, era
mi mujer..." En esta ocasión mi cuerpo aguantaba ya todo así que ella tuvo
varios orgasmos descomunales, ya que Yo le mordisqueaba los pezones y le seguía
estimulando el clítoris.



Nos arreglamos, respiramos unos minutos y nos volvimos a
besar, dándonos cuenta que allí había comenzado una gran historia de pasión.



CONTINUARÁ


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 8
Media de votos: 6.63





Relato: Suegra cachonda
Leida: 13441veces
Tiempo de lectura: 3minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis