webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Los pies de una mujer


 


Relato: Los pies de una mujer

  

Había viajado hasta las islas para conocerlo en persona,
mientras me arreglaba en el apartamento, recordaba varias conversaciones que
habíamos tenido, casi siempre acabamos hablando de sexo, de nuestros gustos,
fantasías…


Acabe de vestirme, me mire en el espejo, realmente no se me
notaba lo nerviosa que estaba, hice un último repaso y me fije en mi calzado,
sin poderlo evitar me puse a reír, me había puesto unos zapatos que dejaban la
gran parte de mis pies descubiertos, con lo cual se podía apreciar mejor la
forma, volví pensar en una de nuestras conversaciones, a él le encantaban los
pies de una mujer, era una de sus fantasías, salí del apartamento y me dirigí
hacía la terraza donde habíamos quedado.


Nada más llegar lo vi esperando, era alto, delgado, de ojos
grandes, negros, cabello castaño… Lo llame por su nombre, se acerco hacía mi y
note como su profunda mirada se clavó en mis piececitos, en su cara se dibujo
una sonrisa y ese fue mi triunfo y parte de mi seguridad para continuar, por que
realmente me sentía atraída por él, por su voz, por su acento, por sus cosas….
Realmente deseaba sentir esas enormes manos acariciar mi cuerpo, nunca pensé que
lo deseará tanto, pero ahora me estaba dando cuenta del por que de mi risa al
ver mi calzado, instintivamente lo había hecho, me había arreglado así para
seducirlo y la verdad me estaba yendo muy bien.


Nos sentamos en unas de las mesas, la brisa era muy cálida,
el sonido del mar, el atardecer, hacían mágico aquel momento, conversamos de
varios temas, nos reímos, hubo también momentos de silencio y entre todos ellos
notaba como su mirada se distraía hacía mis pies. He de reconocer que fui mala,
puesto que al saber que él se perdía por mis pies, cruce mis piernas y empece a
jugar con el pie que quedaba colgando, sus grandes ojos negros me miraban, pero
menos que antes, se quedaban mirando cada movimiento de mis pies y eso me
encanto, creo que hasta me excito pensar que los deseará y finalmente lo invite
al apartamento.


Al llegar me deshice del calzado, le serví una copa y me fui
a ponerme más cómoda, al volver lo encontré con uno de mis calzados entre sus
enormes manos, embelesado, sin poderlo evitar sonreí, me miró y me hizo un lugar
en sofá.



Sabías que eres una provocadora nata?


A sí, por que lo dices?


Por que llevas todo el rato intentando provocarme con lo
que más me gusta.


Y lo he conseguido?



Mientras me contestaba – tu que crees?- cogió uno de mis pies
y empezó a besarlo, sus manos acariciaron suavemente uno de mis tobillos,
lentamente subieron hacía mis pantorrillas y más tarde hacía mis muslos, me
encantó sentir sus cálidas manos rozar mi piel y mientras disfrutaba de esto,
noté como sus labios se paseaban alrededor del dedo gordo de mi pie, lo lamió
con la punta de su lengua, hasta acabar por introducirlo en su boca y chuparlo,
me excite muchisimo ante tal situación. Comenzó a jugar con su lengua, me estaba
poniendo a mil, en ese momento no sabía a quien le estaba gustando más si a él o
a mí, así que con el pie que me quedó libre aproveche para ir subiendo por sus
piernas, hasta llegar a sus muslos y acariciar el bulto que salía de sus
pantalones, estaba excitado.


Lo acaricie por encima del pantalón y note lo dura que estaba
su polla, me vinieron ganas de lamerla, chuparla, sentirla entre mis labios,
pero antes de que yo pudiera hacer nada, el se había desabrochado los pantalones
y cogía mis dos pies entre sus manos, los puso alrededor de su polla y empece
con su ayuda ha hacerle una paja, era la primera vez que lo hacía y la verdad no
tenía ni idea de cómo hacerlo, pero por su rostro intuí que no íbamos mal, le
estaba dando placer.


Seguimos así durante un buen rato hasta que él me dejó seguir
a mi sola y sus manos se perdieron entre los pantaloncitos cortos que llevaba,
acarició mi coñito por encima del tanga pero pronto lo apartó a un lado, estaba
húmeda, sólo de verlo a él tan excitado, estiró de mis pantaloncitos, del tanga
y me separó las piernas de forma que rodearon su cintura, empezó besándome la
cara exterior de los muslos y más tarde la interior hasta llegar mis ingles,
sólo de recordarlo me ponga mala, estaba super excitada, besó, lamió y chupó
todo mi coñito de tal manera que yo no podía evitar gemir de placer, con la
punta de su lengua jugueteo con mi clítoris y creí volverme loca, ahora más que
antes deseaba sentir su polla dentro de Mi, cogí uno de sus dedos y me lo lleve
a la boca, empece a lamerlo, a chuparlo, a succionarlo, me imaginaba que era su
polla y creó que él también lo entendió así por que se separó y entre susurros
me dijo que quería que se la chupará y así lo hice, me coloque entre sus piernas
arrodillada ante él y mientras lo miraba fijamente, cogí su polla entre mis
labios, pasé la punta de mi lengua por su capullo, dibujándolo para humedecerlo
y acabar metiéndomelo en la boca, estaba muy dura, la chupe de arriba hacia
abajo, mientras que con la otra mano acariciaba sus huevos, se estaba poniendo
enorme, me agarró de la nuca y me apretó más contra él hasta metérmela toda
dentro y aceleré el ritmo.


 


Su rostro cambió me levantó, me quitó la camiseta y empezó a
lamer mis pechos con pasión, con fuerza, los succionó hacía él, mientras que sus
manos me apretaban la cintura y me acercaban más a él, note su polla super dura
en mi vientre y como al poco me cogía en peso y me empotraba contra la pared a
la vez que me penetraba lentamente, entro rápidamente de lo mojada que yo
estaba, volvió a salir y a entrar de nuevo, sus labios buscaron los míos, me
besó apasionadamente y siguió bombeándome con fuerza.


Entre sollozos me decía lo mala que había sido y lo caro que
se lo iba a pagar, lo mucho que me deseaba y las ganas que tenía de follarme
desde que me vio en la terraza, por no decirme desde que hablamos por teléfono,
era morbo, pero ahora era todo a la vez, y yo también lo sentía, me bajó y me
giró de golpe de tal forma que me quede de espaldas a él, pasó sus enormes manos
por mi espalda hasta llegar a mi culito, me agarró de las caderas y me la volvió
a meter, esta vez más rápido, entre gemidos note como se corría dentro de mi y
toda su leche me inundaba el coñito, siguió moviéndose hasta que yo me corrí y
caímos rendidos en el suelo.


Nunca olvidaré lo que pueden hacer los pies de una mujer.


Besos.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 3
Media de votos: 10.00





Relato: Los pies de una mujer
Leida: 1328veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis