webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Madre consentidora (I)


 


Relato: Madre consentidora (I)

  

Madre consentidora, I





Primera parte




Desde aquel día en que entró al baño para llevarle a su hijo
una toalla seca supo Teresa que había llegado el momento de hablar con su hijo.
Alberto había crecido y cambiado, estaba por entrar a la adolescencia y la mujer
nunca se había puesto a pensar que su chiquillo cambiaría y a su pesar tendría
que armarse de valor para hablarle a su hijo consentido de los cambios por
venir.


En esa ocasión descubrió a su hijo bañandose, se sorprendió
de los cambios ocurridos, el cuerpo del chiquillo estaba creciendo y llenandose
de musculos, pero lo más sorprendente fue ver la entrepierna del chico, que ya
lucía una incipiente mata de vellos y el miembro colgante ya no correspondía al
de un niño, sino al de un joven en pleno despertar de su sexualidad.


De noche en su cuarto Tere se puso a meditar sobre su vida y
sobre su hijo. Su repentina viudez la había dejado con un hijo de escasos 4 años
de edad, desde entonces se hizo cargo del chiquillo ella sola y trato de
compensar con cariño y sobreprotección la falta del padre, cosa que a Beto no le
importó, pues siempre encontró en su madre a su más fiel e incondicional aliado,
además de madre Teresa era su amiga.


Armándose de valor una tarde llamó a su hijo y en la sala y
entre nerviosa y titubeante le dijo:


--"Oye Beto, quiero hablar contigo, sabes que siempre hemos
sido además de madre e hijo, muy buenos amigos y nos tenemos confianza. Mira, no
se como empezar, esto debería haberlo dicho tu padre, pero a falta de él pues,
ni modo, tengo que hacerlo yo. Beto ya estás creciendo y por tanto vas a
experimentar cambios que al principio pueden confundirte, y ante ello quiero
prevenir que vayas a buscar información o consejos indebidos por otro lado, ya
tienes doce años y tu cuerpo está cambiando, ¿ya te diste cuenta?, bueno, tal
vez sientas ya ciertas cosas, o pienses cosas que antes no eran importantes,
¿como las chicas, me entiendes?, bueno, además está la cuestión del sexo, tal
vez eso te inquiete..., quieres preguntar algo?


--"Pues..., no mami, dime tú que me pasará?...


--"Hay cariño, pues te estás convirtiendo en un hombrecito,
un jovencito muy guapo, te van a empezar a gustar las chicas, eso es normal,
¿entiendes?, ver a las mujeres o a jóvenes de tu edad va a despertar en ti
sensaciones que antes no tenías, dime te ha pasado algo al respecto?...


--"Pues, no se mami, pero a veces me da por verles las
piernas a las chicas por la calle y siento cosas..., raras, algo como que me
pone nervioso, y..., bueno..., como que..., como que siento calor..., además a
veces..., me da pena mamita...


--"No papito, no sientas pena, por eso quiero hablar contigo,
para que me cuentes todo lo que te pase, yo tal vez pueda ayudarte a entender
todo eso, mira eso que sientes es excitación, eso es normal..., a todos nos
pasa, a hombres y mujeres, también las chicas sienten curiosidad por los chicos
y se ponen nerviosas, dime, se te pone durito el pollito?...


--"Ay mami, pues..., a veces, perdona...


--"No chiquito!, eso es normal entiende, a ver dime, cuando
se te pone durita la cosita te acaricias?...


--"Nnnno, creo que no, aunque a veces siento bonito, pero
tengo miedo...


--"No debes tener miedo de tu propio cuerpo, no es malo que a
veces te acaricies, pero procura no hacerlo muy seguido, procura pensar en otras
cosas, o bien invertir tu tiempo en otras actividades, haz ejercicio, estudia, y
por supuesto conoce chicas, tal vez dentro de pronto tengas novia..., dime te
gusta alguien en particular?...


--"Pues no madre, casi no tengo amigos y menos amigas...


--"Bueno pues no te preocupes, dentro de pronto tendrás
admiradoras por montones, pero todo a su tiempo chiquito lindo, mira cuando
tengas dudas o quieras saber algo, no dudes en preguntarme, entiendes?, bueno ya
vete a dormir.


Cuando su hijo se fue a su cuarto Tere respiró aliviada,
"uff..., al menos creo que no lo hice tan mal", pensó ya en su cuarto y tratando
de alejar esas preocupaciones se apresuró a meterse bajo las sábanas, pero el
sueño tardó en llegar. Sin querer vinieron a su mente imágenes lejanas de sus
primeros años como mujer casada, "erámos insaciables", pensó de aquellos tiempos
en que disfrutó de la dicha conyugal en compañía de su esposo, cerró sus ojos y
casi sin darse cuenta una de sus manos recorrió su pecho, sopesó cada uno de sus
sesos, llenos, redondos, con esas aureolas grandes coronadas por sensibles
pezones que al contacto de sus dedos se erigieron, duros, su mano bajo a su
vientre plano, sólo ligueramente combado, ahí chocó con el elástico de su
pantaleta y sus deditos pasaron la barrera para de inmediato meterse en la
pelambrera de su pubis, "ya los tengo muy grandes –se dijo— hace tiempo que no
me depilo", agregó. Su mano jugó momentáneamente con la maraña de pelos hasta
llegar a su gorda chocha, la conocía bien, los labios externos gruesos, gordos,
pegados entre sí, la raja apenas se adivinaba, pero presionando sobre ella,
sabía Teresa que la rajita se abría, eso hizo con un dedo, recorrió la rajada y
la sintió larga, profunda, cálida.


Un apagado murmullo escapó de sus labios cuando sus dedos
abrían esos otros labios, los internos, delgados, suaves, que al extenderlos se
le salían de la pepa –lo sabía--, sus piernas se fueron abriendo y de pronto se
descubrió acariciandose, recorriendo con dedos ansiosos su intimidad, ora arriba
donde ya el clítoris reclamaba la caricia, ora abajo donde la pequeña abertura
de la vagina resumaba ya jugos viscosos, ahí dejó uno de sus dedos, quieto,
apenas la primera falange se insinuaba en la vagina, en eso un pensamiento la
asaltó, "hace cuánto..., hace cuánto que no me cogen, hace cuánto que una verga
no me penetra...", no se pudo contestar, pues las deliciosas sensaciones
embotaron su mente, el dedo en la vagina dejó su sitió y bajó más, hasta el
apretado conjunto de pliegues, el dedito fue y vino, del culo a la raja, de la
raja al culo, despacio, lentamente, la excitación se posesionaba de ella, se
ayudó de la otra mano, la pasó por atrás de su cuerpo, por las nalgas, entre
ellas, hasta encontrar el agujero de su culo, ahora contagiado de los jugos que
el otro dedo había dejado ahí, puso ahí un dedo y le hizo círculos a su hoyito,
en tanto que la otra mano ya era tragada por la raja abierta, muy abierta.


Primero fue un dedo que lentamente penetró su vagina, se
sentía caliente, ardiendo y chorreando líquidos, luego fue insuficiente y dos
dedos jugaban dentro de su pepa, ya para entonces el dedo del culo había hecho
su entrada triunfal, los pliegues se apretaban alrededor del dedo sumergido
hasta la segunda falange, lo dejó ahí dentro de ella, moviendolo apenas, en
tanto que los otros dedos ya danzaban dentro de su vagina arrancándole gemidos
involuntarios de placer, los "ahhh, aahhh, hummm" fueron creciendo, hasta que de
pronto todo su cuerpo era presa de un orgasmo, la pucha le palpitaba y en la
cresta del placer un inesperado chorro de jugos escapó de su pucha, se estaba
viniendo, los dedos aceleraron sus juegos, entraban y salían con furia de la
gruta abierta, exageradamente abierta, hinchada, crecida.


Las oleadas de placer fueron disminuyendo, Teresa se sentía
ahora invadida de una placentera sensación de saciedad, se sentía contenta,
plena, satisfecha, sacó los embarrados dedos de su vagina, los llevó a su boca y
la lengua golosa lamió los restos de su venida, todo su cuarto apestaba a sexo,
"ufff, ahora me tengo que bañar", se dijo, le daba flojera, pero se levantó del
lecho y con pasitos se acercó al baño.


Ya bajo la regadera pensó en lo que acababa de hacer "soy una
loca, ya no estoy para estas cosas, me debo a mi niño, a mi chiquito", en ese
momento vino a su mente la escena descubierta aquella tarde, recreó a su hijo
bajo la regadera, con su cuerpo desnudo, chorreando agua, hermoso, mojado, con
su entrepierna cubierta de pelusa y el miembro, ya no de niño, sino ya casi como
el de un hombre, "se parecerá a su padre, tiene un miembro grande y grueso",
suspiró.


Días después, mientras la mujer se atareaba haciando la
comida, descubrió a su hijo pensativo, "qué tienes chiquito", qué te pasa?", le
dijo.


--"Nada es ma..., oye..., tu me dijiste que me ibas a
explicar algunas cosas que no entendiera...


--"Si claro, dime qué te pasa?


--"Me da pena mami, pero hoy en la escuela la maestra nos
habló de la masturbación, pero no entendí..., qué es eso mami?...


Teresa sintió que la respiración se le iba, contuvo el
aliento, pero no tuvo más remedio que buscar de inmediato una respuesta, se
sentó junto a su hijo y trató de explicarle:


--"Mira, masturbarse consiste, más o menos, en acariciarse el
sexo hijito, los chicos cuando se siente excitados se acarician el miembro con
la mano, hasta que..., hasta que..., bueno, terminan, eyaculan...


--"Eyaculan?, qué es eso?...


--"Bueno, es que, verás, el acto sexual culmina con la
eyaculación, es algo placentero, que hace que los hombres expulsen un líquido
por el pollito, les sale el semen, eso ya te lo dijeron no?", dijo Teresa
sientiendose cada vez más sofocada.


--"Más o menos, pero mami..., cómo es eso?, si los chamacos
no lo hacen con una mujer, cómo es eso de que les sale el semen, para eso es la
masturbación?


--"Pues si chiquito, más o menos, es una forma de sentir
placer si no se tiene con quien hacer el sexo, si un hombre no tiene pareja con
quien hacer el amor, lo normal es la masturbación, dime, tú no lo haces?..., no
haz..., eyaculado?


--"Noooo mami, no se..., a veces se me pone duro el pajarito,
me lo tocó, siento bonito, pero no se que es eso de eyacular..., además..., ay
m’a...


--"¿Qué?, dime que te pasa papito..., anda dime...


--"Es que a veces me duele ahí...


--"¿Dónde chiquito?, ¿dónde te duele", no tengas pena...,
debes decirme todo...


--"Pues me duelen los..., los..., cómo se llaman, los tes...


--"Los testiculos, los huevitos..., ¿te duelen...?, ¿cómo?


--"Si mami, sólo a veces, durante el día, siento cosas, me
los toco y me duelen, por qué mami?


--"Ay no se chiquito, deberíamos ver a un médico, pero no te
preocupes, son cosas de la adolescencia, recuerda que estás creciendo..., aunque
lo mejor será..., no se si deba, pero lo mejor será que te revise la cosita, por
la noche te doy una checadita, si es algo anormal lo que te pasa, iremos al
doctor, aceptas?"


--"Pues si tu lo dices..., oye m’a y las mujeres también
eyaculan, les sale semen?


--"No papito, las mujeres no funcionan así, ambos, hombres y
mujeres cuando terminan el acto sexual, sienten un orgasmo, que es un conjunto
de sensaciones de placer, en los hombres culmina con la eyaculación, en las
mujeres sienten muy bonito, a veces se mojan, su sexo se moja mucho, pero no es
semen lo que expulsan.


--"Ahhh, y..., si las chicas o mujeres no tienen pareja, no
están casadas, también se masturban...


--"Bueno..., yo creo que si, las chicas a veces también se
acarician el sexo..., es algo normal, ya te dije...", dijo Tere presintiendo la
siguiente pregunta.


--"Y..., dime mami, tú..., tú lo haces, te masturbas...


--"Ay hijo..., no hagas esas preguntas, ya soy una mujer
madura, grande, tú sabes que desde que murió tu padre vivo sólo para ti, yo no
pienso en esas cosas..., bueno ya, no preguntes, vete a lavar que vamos a comer.


Cuando el hijo salió de la cocina la mujer se sintió
liberada, suspiró profundo meneando la cabeza "lo que tengo que hacer..., si no
te hubieras muerto...", se dijo pensando en su difunto marido.


Por la noche la mujer le daba vueltas al asunto, le había
dicho a su hijo que revisaría su sexo, "eso me pasa por bocona", se dijo. Ya
Beto estaba en su cuarto, ella no se decidía a cumplir con su palabra y cuando
finalmente se dirigió a la recámara de su hijo sintió que las piernas le
temblaban.


Lo encontró ya en su cama leyendo una revista de deportes,
fue hasta su lecho y se sentó a su lado:


--"Bueno chiquito..., a ver déjame ver...", de dijo.


Quito las sábanas con su mano y luego ayudó a su hijo a
despojarse de la truza, su mirada ansiosa descubrió el sexo de su hijo, flácido,
retraído, con esa pelucita incipiente, precursora de los vellos que no tardarían
en llegar. Beto abrió las piernas y al fin ella se atrevió a preguntar:


--"Y bueno, a ver chiquito, dime dónde te duele?...


--"Abajo, ahí en las bolitas...


La mujer bajó un poco su cara, para ver mejor, se ayudó con
su mano y sus dedos sintieron aquella piel suave, delicada, el pollito de su
hijo, de su querido hijo, el prepucio cubriendo el glande. Con delicadeza,
apenas tocando con los dedos lo hizo a un lado, buscó la bolsa de los huevos, un
liguero estremecimiento la pilló cuando sus dedos tocaron la piel suave de la
bolsa que guardaba los testículos, tocó uno, luego el otro, no encontró nada
anormal, pero en eso sus ojos percibieron un ligero cambio en la verga del
chico, le estaba creciendo!, el miembro empezaba a endurecerse, no pudo evitar
volver a tocar esa cosa, sus dedos lo recorrieron haciendo que el tronco
adquiriera mayor tamaño, lo sintió duro, erecto.


Incapaz de contenerse la mujer recorrió el tronco duro con
sus dedos, arriba y abajo, sus dedos formaron un anillo alrededor de la verga y
presionando descubrió el glande, ahora mojado, despidiendo ese rico aroma del
sexo, sus labios apenas se abrieron para decir:


--"Te estás excitando chiquito, es indebido lo que hago,
sabes?...


--"Sigue mami, me gusta, estoy sintiendo rico, eso es
masturbarse?


--"Si mi niño, te voy a enseñar poquito, nomás tantito, luego
lo harás tu solo".


Ahora la mujer aferraba la verga erecta con toda su mano,
maravillado miraba el enorme tronco en que se había convertido el pajarito de si
chiquillo, con suavidad recorría el tronco desde la cabeza hasta la base,
subiendo y bajando con lentitud, con suavidad, contagiandose involuntariamente
de la excitación que ahora embargaba a su chiquito, siguió frotando,
acariciando. Vio la plácida expresión del rostro de Beto que ahora mantenía
cerrados los ojos y con ambas manos se agarraba de las sábanas, moviendo
involuntariamente su vientre, como yendo al encuentro de las caricias de su
madre, "mi chiquito, mi adorado niño, anda papito, gosa, anda chiquito lindo,
termina, tu mamy te sacará la lechita, anda, anda, mi niñito", pensaba la mujer,
mientras su mano se volvía más activa, subiendo y bajando, dejando la roja
cabeza de la verga al descubierto, agitó la mano, fuerte, como tratando de
acelerar la eyaculación, que no tardó mucho, de repente el cuerpo de su hijo se
convulsionó, la verga palpitó en su mano y un fuerte chorro salió del glande, el
semen chocó contra su pecho, manchando su blusa gris, siguió frotando fuerte,
rápido, otro chorro, otro más, más y más leche escapaba de la palpitante verga,
mientras que Beto gemía entrecortadamente.


Cuando la ahora flácida verga dejó de eyacular y la mano de
la mujer estaba empapada de semen, Teresa suspiró tranquila, se levantó de la
cama y fue al baño a buscar una toalla, ya con ella en la mano limpió el vientre
lechoso de su hijo e hizo lo mismo con su mano, su blusa manchada de semen
todavía lucía la húmeda lechada.


Las miradas se cruzaron apenadas, ella se animó a hablar:
"mira Beto, eso que hice es la masturbación, no debí hacerlo, son cosas que tú
debes descubrir, pero fue bueno que eyacularas, a lo mejor eso era lo que te
producía dolores en los huevitos, mira, cuando te sientas excitado, te lo haces,
pero procura tener cierto control y no abuses de la masturbación eh?, no quiero
que se convierta en un vicio para ti...


--"Gracias mami, pero sabes?, me gustó mucho cómo lo hiciste,
sentí muy rico mamacita..., te pido algo mami?"


--"Lo que quieras chiquito, ya sabes...


--"Es que..., me gustaría que..., cuando me entren ganas...,
fueras tú quien...


--"¡No hijo!, no es correcto...


--"Es que...


--"Calla papito, ya duermete, a lo mejor..., no se..., algún
día, pero no es correcto, entiende!"


--"¿Por qué?, ¿por qué mami?...


--"Ya duérmete mi niño, otro día hablamos...


Esa noche Teresa casi no pudo dormir, su sueño fue
interrumpido varias veces por aquellos deseos que ella creía ya reprimidos y
confinados al fondo de su mente.



Fin de la primera parte.



Micifuz6: POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 15
Media de votos: 8.60





Relato: Madre consentidora (I)
Leida: 13898veces
Tiempo de lectura: 11minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis