relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Follé con mi hija


 


Relato: Follé con mi hija

  

Recuerdo ese día. Era sábado, me preparaba para disfrutar de
una tarde de deportes en el televisor. No soy precisamente un gran aficionado a
los deportes, pero, en vista de que me quedaría solo con mi hija, en casa, no
hallé algo mejor como actividad de ocio. Mi esposa Beatriz, había salido por el
fin de semana por compromisos de su trabajo, por lo que ese Domingo, nos
quedamos en casa mi hija de 13 años y yo. Le decimos Tichi de cariño ya que se
llama igual que su madre. Desde niña fue una niña muy hermosa, de rubios
cabellos y una sonrisa que se ganaba la atención y ternura de todos.


Tichi me dijo que deseaba acompañarme en la estancia, para
que le enseñara muchas cosas que quería compartir ese día conmigo. Feliz de su
decisión, la invité a sentarse junto a mi. La chiquilla se sentó libremente en
el sillón. Noté que su faldita, muy corta, se le subía hasta las braguitas. No
pude más que reconocer, ante ese cuadro, que se estaba convirtiendo en una
angelical seductora, con ese cuerpo que despertaba el interés de los chicos.


Sus pequeños pechos se notaban firmes y hermosos través de su
blusa. Sus piernas estéticamente mostraban su naciente feminidad. Su piel de
niña-adolescente, joven, tersa y rosada la hacían verse como un espíritu celeste
que volvía locos a los compañeros de escuela y a los chicos del barrio. Su
cabello rubio y brillante le lucía impresionante, enmarcando un rostro
bellísimo. De verdad, mi hija se estaba convirtiendo en una mujer preciosa.


Se acurrucó a mi y me empezó a hablar sobre sus vivencias
escolares. Me atrajo la imagen de sus piernas, increíblemente finas, que se
mostraba plenas, sin ocultar una parte de sus hermosísimas nalgas que buscaban
escapar de sus minúsculas bragas. Traté de escapar a tal pensamiento y , también
al siguiente, que me torturaba, cuando noté sus pechos de adolescente
divinamente firmes. Era una pequeña impresionante. De pronto sentí una oleada de
celos por la cantidad de chicos que la asediaban a diario.



Papito, ¿tu crees que tengo los pechos como los de mamá?,
me dijo de pronto.


Claro Tichi y seguro muy hermosos. Dije apurado, deseando
cambiar rápidamente el tema.


Papi, ¿tu crees que los tengo bonitos?, preguntó,
acercándose a mi.


Supongo que los tienes bonitos Tichi, ¿por qué dudas?,
además, eres una niña muy bonita.


Papi, me gustaría enseñarte mis pechos para que me digas si
te parecen bonitos. Soltó el comentario, ante mi evidente turbación. No sabía
que contestarle.


Ppppppueess, ¿no se, Tichi?, repliqué




Uniendo el comentario a la acción, se quitó su blusita de
tirantes y dejó al aire los pechos más firmes, jóvenes, tersos y hermosos que
había visto hace mucho tiempo. Me sentí verdaderamente azorado. A su edad, mi
hija tenía las formas femeninas más exquisitas que hubiera visto en jovencita
alguna. La suave curva de sus tetas, paraditas, terminando en unos pezones que
tenían forma tan bella que no puede evitar exclamar nervioso:



Son muy bonitos Tichi, eres una niña muy bonita. Le
comenté.


Pero, ¿ no piensas que ya estoy creciendo?


Claro, por supuesto, mmm, mmmm ... no sabía que decir.


Además, ¿sabías tu que tengo vellitos en mi conchita?,
comentó, subiéndose la faldita de cuadros. Te voy a enseñar papi.


No, no quiero que me enseñes Tichi, por favor. Dije sin
mucha convicción.



No me hizo caso. Se bajó sus braguitas y me mostró los labios
de su sexo, divinamente perfilados. Sus pelitos, rubios, delgados, como
cabellitos de bebé, dibujaban la belleza de su pubis. Con sentimientos
encontrados sobre lo que estaba pasando, no puede impedir una erección, que no
oculté, puesto que me había puesto unos pantaloncillos holgados y cortos para
descansar cómodamente ante el televisor. Estaba como hipnotizado ante la escena.
Los labios mayores de su cochita, lucían esplendorosos, divinamente hermosos.


Su piel tenía un tono ligeramente rosado y terso. Todo en
ella era de una maravillosa perfección virginal. Podía sentir al tacto, la
suavidad de su piel y sus formas perfectas. Podía incluso, percibir su suave
aroma, que deliciosamente inundaba tenuemente el ambiente de la sala. Todos esos
estímulos que profusamente percibía, hicieron que mi verga creciera y mis
latidos cardiacos se aceleraran. No pude evitar sentirme excitado sexualmente
con la desnudez de mi hija.



Hace mucho quería que me vieras papito. ¿Te gusta mi
conchita?, continuó diciéndome.


Me gusta mucho Tichi, le respondí, sudando de excitación y
conteniendo la tremenda erección que no podía controlar.


Wow papi, ya descubrí que a ti también te crece tu palito
cuando te enseño la conchita. Yo pensé que eso le pasaba nada más a los chicos
del Colegio. Expresó con una naturalidad que me dejó helado.


¿Les enseñas tu rajita?. Le increpé, deseando una respuesta
negativa.


Si papasito, los niños nos enseñan su palito y nosotras la
rajita y las tetas.



Dios mío!!! Tichi estaba descubriendo que no solo los chicos,
sino también su padre se excitaba con sus formas de mujer. Me sentía tenso pero
a la vez excitado con tal imagen. Mi hija tenía una sensualidad que pocas veces
había conocido en una jovencita. Y por supuesto, me sorprendió descubrir mi
propia excitación con el cuerpo de mi hija.


No pude detenerme, mis manos temblorosas le tocaron su pubis
y sus labios externos. Tichi, reaccionó con un temblor generalizado al contacto
de mi mano en su sexo.



Estás divina, Tichi. Pensé, sin expresar, este pensamiento
tan morboso.


Papito, preguntó infantilmente, ¿puedo tocarte tu palo,
ahora que lo tienes tan grande?



Sin más, me bajé los pantaloncillos y dejé escapar la
tremenda y erecta polla. Mi excitación fue mayúscula cuando sentí que su mano,
fina y delicada tocaba mi verga. Auhggggmmmmm, no pude disimular un ronquido
reprimido de placer.


Yo le respondí, abriendo sus labios externos y haciendo
contacto con mi dedo en las partes internas de su conchita. Me sorprendió sentir
que mis dedos se humedecieron con sus incipientes jugos.



Papasito, me gusta mucho. ¿Por qué se siente tan rico,
papi? Comentaba esto, cuando noté que su respiración iba en aumento y sus
pezoncitos se erectaban. . Hgmmm, Hgmmm, Hgmmm, retumbaban en mis oídos, las
expresiones que su excitación de manera natural le llevaba a emitir.


Levanta tus piernitas, amor. Le dije, para acomodar el
ángulo de su cuerpo y pudiera así recibir la estimulación de mis dedos en su
sexo.


Méteme más el dedo, quiero sentir mucho rato así, papi, que
lindo eres conmigo, mmmmmm. Decía entrecerrando sus ojitos.


Tichi, vamos, agáchate y chupa mi palo, mi’jita. No podía
creer que le estuviera pidiendo a mi hija que me mamara el pene,
definitivamente estaba perdiendo el control de mí mismo.


Si papá, dime lo que quieres que haga. Enséñame a sentir
rico. Balbuceaba con pasión de adolescente.



Puso sus virginales labios en mi polla, yo la tomé por la
cabeza, sintiendo sus rizos de oro, suaves, deliciosamente oliendo a su pubertad
angelical. La guiaba, le decía que abriera sus labios que pusiera la lenguita en
la punta. Le enseñé que en el frenillo es donde yo sentía más rico. Aprendió con
una notable rapidez. Mientras, le masturbaba aumentando su humedad con la saliva
que de vez en vez le aplicaba. Mi dedo medio, frotaba su clítoris con rapidez;
este se notaba pequeño y abultado. Noté que sus vulva y todo su sexo, tenía unas
formas delicadas y estéticas. Sublime.


Observé la imagen de la niña con el pene en su boca y pensé
que era el peor padre del mundo. Sin embargo, de mis sentimientos
contradictorios, surgía dentro de mi una excitación tan desmedida que me fue
imposible controlar.


La tomé de su cintura y levanté su suave, hermoso, delicado,
terso y maravilloso cuerpo. Me parecía que solo le faltaban alas para de verdad
convertirse en una sorprendente figura celeste. Su carita estaba bellísima, con
esos hermosos ojos color verde esmeralda, con una naricita divinamente femenina,
labios delicados, sin una arruga, maravillosamente hermosa. Me pedía que
siguiera que la hiciera sentir más y más rico. Escuchaba su respiración y el
sorprendente olor de su feminidad, lo más exquisito que jamás había percibido.


No pude más, la monté sobre mí y le puse el pene erecto en la
entrada de su incólume vagina. Noté su sorpresa, al sentir mi pene en su sexo,
húmedo.



Calma Tichi, ¿quieres sentir mi palo en tu agujerito? Así
sentirás más rico.


¿Me dolerá, papito? Dijo con una inusitada ternura
infantil, que hasta hoy se ha quedado como una huella en mi mente.


Si mi amor, te va a doler pero solo por un momentito, pero
si quieres no te la meto, reina. Le dije sin ocultar lo que sentiría una vez
que le metiera la polla.


Si métemela papi, si tu dices que me va a pasar lo quiero.
Me señaló con una notable excitación, que le hacía ponerse rosadita su carita
hermosa.


Aquí voy, Tichi. Le metí la punta de mi verga en su húmeda
vagina.


Ahaaaaaayyyyyyyyyyyyyyy, nooooooo, noooooooo, ahaaayyyyyy,
siento muy feo, me duele, sácamela papito por favorrrrrrrrrr.



Noté que los tejidos de su vagina, intactos, enrojecían al
estirarse con el paso de la cabeza del pene que la penetraba. Asimismo, vi que
un hilillo de sangre manchaba el sillón y nuestros cuerpos. Sentí, también, un
dolorcito en mi polla que nunca había intentado penetrar en una cavidad tan
estrecha.


No se la saqué, solo esperé un poco a que se recuperara de su
dolor.



¿Ya te pasó el dolor Tichi? Le pregunté.


No papi, pero ya no me duele tanto, ¿me la tienes adentro?
Preguntó serenamente.


Si reinita mía, ahora te la voy a meter un poquito más,
tranquila.



Le empujé la polla un poco más y, al momento, de nuevo empezó
a gritar.



Ahyyyyyyyy, papá noooooo, sácamela me duele mucho papasito,
mucho, siento que me voy a morirr, ahayyyyyyyyyyy.


Calma mi amor, ya te la saco.


Espera, puedo aguantar, un poquito más, mejor sigue
papasito, ¿falta mucho para que sienta rico?, preguntó con una hermosa
ingenuidad.


Ya pronto mi amor, te lo prometo. Y se la metí un poco más.



Poco a poco fui penetrando, abriendo sus tejidos. Mi polla me
ardía y se mezclaba los fluidos del sexo con su sangre virginal. Por fin le metí
toda la verga, Sentía que ya había sufrido mucho, sin embargo, poco a poco
empecé a percibir que ella misma se movía de arriba abajo. Ya lo está gozando,
pensé.



Papi, siento que algo me explotó por dentro y me estoy
haciendo pipí. Pero un poco rico. Ante ese comentario, yo pensé que había
sentido el momento que se rompió su himen y el sangrado natural al dejar de
ser virgen.


Si Tichi es natural que sientas así. Trata de moverte de
arriba abajo, mi´jita. Sin responder, sentí que se movía, dejando atrás el
dolor al surgir dentro de ella la sensación del placer tan ansiado.



Mi verga dentro de mi hija crecía todavía más. Nunca había
sentido una vagina tan apretada. Cada milímetro de mi polla estaba siendo
oprimida deliciosamente, por lo que no tardé en sentir la llegada de un orgasmo.
Tichi cabalgaba encima de mi de una manera bellísima, su imagen parecía sacada
de un relato de un cuento erótico oriental. Divina. Vi que su cuerpo temblaba
sin control y sus gritos me indicaron que estaba por llegar su primer orgasmo.


Ahayyyyyyyyyy, queeee rrriiiiicooo, papasito, sieeeento que
me desmayooo, de lo ricooooo. Ahugmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm, ahammmmmmmmm, Se
escucharon expresiones de infinita pasión con su orgasmo.


En ese momento mi verga creció, se inflamó la cabeza y, como
un volcán, empecé a eyacular. Inundé la estrecha vagina de Tichi.
Sorprendentemente, nuestros orgasmos se mezclaron y sentí que sus gritos de
placer, incrementaban mi propio goce. Pensé que jamás había sentido, durante tan
largo tiempo, la sensación de un orgasmo.



Papi, nunca pensé que se sintiera tan rico, me gusta mucho
papasito. No me la saques, quiero ver si se puede hacer dura otra vez, para
seguir sintiendo rico. Me dijo con pasión y alegría por haber descubierto un
mundo nuevo para ella.



Normalmente después de una eyaculación tengo que dejar pasar
algún tiempo, para volver a reaccionar. Sorprendido de mi mismo, sentí que mi
polla volvía a crecer, con la imagen de mi hija desnuda montada sobre mi. Sus
nalgas, turgentes, delicadas y hermosas, se posaban sobre mi vientre haciendo un
vaivén con su cuerpo. Volví a moverme dentro de ella, nuestros cuerpos
reaccionaron como nunca.



Así papasito, así. Siento riquísimo, quiero más, mucho más.
Dijo, con una admirable vitalidad.


Si Tichi, te voy a seguir haciendo muy rico. Dije excitado.



Sentí su orgasmo de nuevo cuando gritó con tal fuerza, que
temí que los vecinos pudiesen pensar que estaba siendo maltratada.
Ahyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy, Ahggggggggggggggg, Ahugmmmmmmmmmmm,
mmmmmmmmmmmmmmmmaaaaaaaasssssss, MMMMMMM


Eyaculé otra vez. Chorros de semen inundaron la vagina de mi
bellísima hija. Sentí un descomunal placer, de verdad inusitado, intenso. Casi
perdí el sentido cuando estaba en pleno orgasmo, no podía controlar el temblor
de todo mi cuerpo. Tichi me abrazaba y pegaba sus firmes tetitas en mi pecho. Yo
desesperadamente la atraía hacia mi, besando esos labios turgentes y virginales,
que me parecieron lo más sublime que jamás había experimentado. Su lengua sabía
a miel, su saliva se mezclaba con la mia, su sabor era tan delicioso que trataba
con mi propia lengua de recorrer cada parte del interior de su boca. La estaba
besando como poseido, no podía controlar la infinita pasión que me envolvía al
sentir su intimidad y la abrazaba, la apretaba contra mi, le tocaba sus pechos,
le acariciaba la nuca, sus cabellos. Definitivamente, mi hija me había llevado a
un mundo de placer sexual que, a mis años, nunca había experimentado.


Poco a poco, volvimos a la calma. Seguíamos desnudos,
abrazados. Cuando, súbitamente volví a la realidad. Pensé en limpiar las manchas
de sangre y los otros restos producto de nuestra experiencia sexual. Le pedí que
subiera a darse un baño y lavarse muy bien su conchita. Ella, con agilidad,
subió las escaleras mostrando con naturalidad su bellísimo cuerpo desnudo. Yo
quedé extasiado con la imagen. Era la jovencita más hermosa del mundo, pensé.



Al terminar subí a su cuarto, deseaba hablar con ella, sin
embargo la encontré recostada, plácidamente dormida en el sofá de su habitación.
Cuidadosamente, la tomé en mis brazos y la llevé a su cama. Cuando la recosté,
me pareció que estaba ante mi una imagen perfecta, sublime y angelical, lo más
hermoso que jamás había visto. Entre sábanas rosadas y almohadas mullidas, se
podía de ver cada parte de ese cuerpo perfecto, unos exquisitos pies, sus
piernas increíblemente bellas, una cintura hermosa, unas nalgas divinamente
llenitas, sus pechos, no tengo palabras para describir su belleza, y su cara
hermosa que era cubierta, en parte, por sus cabellos rubios, sedosos y
brillantes. Salí despacio de la habitación.



Gracias papi, por enseñarme a sentir rico. Me dijo, con su
vocecita adormilada.


Mi amor, te quería decir, que ... tu sabes ... mamá ... No
sabía como decirle, que temía que Beatriz se diera cuenta de tal suceso,
seguramente me pediría el divorcio, sin más.


No te preocupes papi, no le diré nada a mi mami. Ya se que
se enojaría mucho, ¿quieres que sea nuestro secreto? Dijo, con una madurez que
me confundió.


Si mi reina, nuestro secreto. Duerme un rato amor. Y salí
de la habitación.



El lunes siguiente llegó Beatriz muy temprano. Me preguntó
como había estado todo. Le respondí que no había habido novedades. En eso, bajó
Tichi de su habitación. Iba a su escuela.


Sonriente saludó a su madre. A mí, me abrazó y me besó en la
mejilla, diciéndome: Eres el mejor papá del mundo. Te quiero mucho, Ciao.


La vi salir rumbo al Colegio, con su uniforme de faldita de
cuadros, corto, muy corto. Sus medias blancas le llegaban hasta sus muslos
hermosos, dejando ver gran parte de sus perfectas nalgas cuando caminaba y su
amplia falda subía y bajaba al compás de su femenino movimiento.


Noté su sonrisa de satisfacción, cuando los chicos a su
alrededor, incluso los hombres mayores, volteaban para verla caminar.


 


 


Agradezco sus comentarios a esta experiencia. Fue hace cinco
años. Mi hija ahora tiene 18 años y se ha convertido en una mujer hermosísima
que ama a su padre. POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 78
Media de votos: 8.72





Relato: Follé con mi hija
Leida: 50985veces
Tiempo de lectura: 11minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis