webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Con mi suegra


 


Relato: Con mi suegra

  

Con mi suegra…


Esto ocurrió con una suegra de una novia que tuve, no voy a
mentirles como en los demás relatos, donde supuestamente las personas con las
que tuvieron una relación estaban buenísimas o eran todo un monumento, mi novia,
pues es una mujer de buen ver, y mi suegra pues aun tiene lo suyo más o menos en
su lugar.


Mi suegra es de esas mujeres que según ellas se las dan de
muy santas en cuanto a cuestiones de sexo se refiere. Y bueno todo empezó cuando
después de ir al cine y regresar a casa de mi novia, yo ya me iba a despedir
para irme a mi casa a descansar, pero ella me dijo picaramente, *que crees no
hay nadie en la casa*, yo entendí el mensaje, ya antes habíamos hecho el amor y
pues como no pudimos en el cine, pues aprovechando que no hay nadie. Así que
empezamos a besarnos, a excitarnos y a desnudarnos.


Ya en la sala de su casa con la luz apagada, empezamos a
acariciarnos, nuestras manos buscaban nuestros sexos, ella empezaba a frotar mi
verga con furia y desesperación, que parecía arrancarla, mientras yo con una de
mis manos la mantenía sujeta por la cintura hacia a mí y con la otra le
masajeaba los labios vaginales, el cual ya empezaba a lubricar y a sentirse
caliente.


Ella es una mujer de 19 años, yo tengo 20, yo fui el primer
hombre de su vida, es decir yo le quite su virginidad, y por tal razón ella
estaba clavadísima conmigo.


Entonces seguíamos acariciándonos, yo ya había empezado a
meterle los dedos en su vagina, a lo cual ella respondía con gemidos, mi verga
ya estaba bien dura, entonces ella me beso y se arrodillo frente a mí, tomo mi
pene y lo empezó a mamar, lo hacia de un modo que si no me concentraba era capaz
de hacerme venir al instante.


Ya que la humedeció bien, se levanto y se puso de espaldas y
se agacho, con sus manos se apoyo en un sofá, yo con una de mis manos la tome
por la cintura, ella empezó a acomodarse, levanto su precioso y durito culo y
abrió un poco más sus piernas, en lo que se acomodaba, yo con mi otra mano
masajeaba su vagina que ya quedaba abierta y después agarre mi pene y lo empecé
a tallar en su vagina, ella gemía, yo seguía tallando por unos segundos más,
después ya acomode la punta de mi verga y la empecé a penetrar.


Empecé a moverme, primero lentamente, y después de unos
minutos ya empecé a hacerlo un poco más rápido, ella comenzó a gritar, ya iba a
empezar lo bueno cuando de pronto sucedió lo inevitable.


Escuche una voz… era la voz de mi suegra, no escuchamos que
la puerta se abriera es más aun no terminaba de comprender que ella estaba ahí
parada frente a nosotros, que yo seguí penetrando a su hija.


Hasta que mi suegra grito: *¡Qué están haciendo, Karina, por
dios, y usted! qué hace…qué hace en mi casa, ¿Karina por qué estás desnuda…y
usted, malvado, hombre del mal, ¿que hizo?, que le hizo a mi hija*, y más y más
gritos y improperios.


Mientras yo saque el pene de Karina y rápidamente tome mis
pantalones y trate de vestirme, con mi cara enrojecida, pude percatarme que mi
suegra no apartaba su vista de mi pene que aún seguía erecto, yo trataba de
cubrirme, pero o me vestía o me tapaba la erección, me puse el pantalón y mí
ropa interior la metí en mi bolsillo, Karina muy asustada no sabia si ponerse su
sexy tanga de encaje negro o si también taparse sus tetas deliciosas que todavía
tenían sus pezones paraditos.


Mi suegra seguía mentando pestes, y entre gritos Karina hizo
lo que pues supongo una mujer en esa situación haría, comenzó a llorar y a
vestirse apenadamente, yo no sabia que más hacer y empecé a pedir disculpas al
mismo tiempo que me mantenía lejos de mi suegra, yo pensaba *no vaya a soltarme
un golpe o algo así*, mi suegra seguía con su sermón, con todo el derecho del
mundo me corrió de su casa, al igual que me mentó la madre un incontable numero
de veces.


No sin antes sentenciarme que esto lo sabría su esposo, y que
yo tendría que responder por lo que hice, yo más que avergonzado seguí
diciéndole que me disculpara, por suerte ya era algo noche y no había gente en
la calle, ya que si no se habría vuelto un drama más grande.


Ya en camino a mi casa sentía que el cielo se me caía encima,
estaba indeciso si tomar la decisión de ir a mi casa o regresar, más que nada
por Karina. Estuve cerca de la casa de mi novia unos minutos, no sucedía nada ya
que si así fuese pues seria obvio que habría un espectáculo, entonces me fui a
mi casa.


Al otro día llame por teléfono a Karina, pero mi suegra me la
negaba, ese día no fue a la escuela, yo desesperado cada vez más, esperaba lo
peor, que me acusaran con la policía, o que me casara con se hija. (a eso aun le
tengo miedo)


Pasaron los días sin novedad, hasta que una llamada me dejo
helado, era mi suegra la cual me dijo…: "oiga señor, no crea que ya la libró, ni
lo piense, pero Karina está enferma, no se que le pasa, no quiere ir a la
escuela, he tratado de llevarla al médico pero no quiere, nomás está encerrada
en su cuarto y llora mucho, no me hace caso y ya no se que hacer, por eso le
pido, más bien le exijo que me explique que le hizo a mi hija, tiene que
decirme, para ver si le pasó algo malo y tenemos que llevarla al médico a
fuerza, si es necesario".


Yo no sabia que contestar, de forma entrecortada trate de
explicarle que no había hecho nada malo, pero fue inútil: mi suegra replico: *no
le creo, mire tiene que venir mañana temprano, aquí a la casa, Karina va a ir
con unos familiares y yo lo espero a las diez, tiene que darme ciertas
explicaciones sobre lo que le hizo a mi hija*. Sin poder negarme acepte ir a su
casa.


Al día siguiente tembloroso llegue a la cita. Abrió la
puerta, cosa rara se porto amable, me extrañe, suponía que me recibiría de la
misma forma en que me corrió la otra noche, pero no, me dijo pase…quiere un
café, yo le dije no gracias señora…me dijo: siéntese.


Ya sentados empezamos a hablar. Ella comenzó diciéndome:


--"Ustedes los jóvenes de ahora son unos imprudentes, en mis
tiempos los novios no llegaban a tanto, las chicas éramos recatadas, nos dábamos
a respetar, y los jóvenes aceptaban nuestras condiciones, sin llegar más lejos,
pero ustedes, Karina y usted jovencito hicieron algo indebido, sumamente grave!,
no se si esté consciente de lo que hizo".


Yo baje un poco la mirada, ella siguió:


--"A ver, quiero que me expliqué, le hizo el amor a mi hija,
¿verdad?, la penetró, ¿verdad?, si, eso supuse, además recuerde, cuando yo entré
estaba usted con los pantalones bajados y esa cosa horrible, ay por todos los
cielos, me acuerdo y me dan ganas de acabar con usted a golpes. La penetró,
¿verdad?, ¿toda?, ¿verdad?, mi hija era virgen jovencito, y ahora gracias a
usted ha perdido la virtud y la decencia. Además, ay no se como decirle, pero
acuérdese que lo vi desnudo con esa cosa parada…pobre de mi hija, ¡cómo debió
haber sufrido!, teniendo todo eso dentro, malvado, es usted un chamaco malvado*


Suponía que nuevamente me empezaría a insultar, pues tenía
razón, además ella pensaba que su hija era virgen aun. Yo entre balbuceos
trataba de disculparme, pero mi suegra seguía de terca y necia:


*Es que usted no entiende, a lo mejor lastimó o le provocó
algún daño físico a mi pobre hija al… al cogersela…imprudente, por que usted la
hizo como quiso cree que no lo vi, no va a negarme eso ¿entiende?*.


Yo respondí moviendo la cabeza y ella siguió, yo sentía que
los testículos se me subían a la garganta, quería que me tragara la tierra, pero
algo en ese momento me hizo regresar a la realidad, era un silencio que de
pronto se presento… un silencio que presentí seria el preludio a una mala
noticia, levante mi mirada y me di cuenta que mi suegra me miraba fijamente,
después bajo su mirada y dijo algo que nunca me hubiese esperado.


*Mire joven…usted… usted tiene que enseñarme…su… su cosa, esa
cosa que deshonro a mi hija, esa cosa horrible que causo este problema… no se
puede negar… todavía mi esposo no sabe nada, él cree que es uno de esos
problemas que trae la menstruación, así que proceda, muchacho imprudente, ande
quiero ver eso que penetró a Karina...*


Por un momento me quede paralizado, confundido, avergonzado.


Pero mi mente empezó a girar a mil por hora, tratando de
encontrar una explicación a aquella extraña petición, yo pensé "a lo mejor la
mujerona quiere echarse un taco de ojo con el pretexto de que le mostrara lo que
la vagina Karina se había tragado". Pero también pensé, *no no puede ser, a lo
mejor Karina tuvo una infección y la señora esta cree que yo la contagie, por
eso quiere ver mi verga*


Eso hizo que sintiera una gran culpa, y sentí miedo, pero
aun, todavía permanecí en una pieza, me puse nervioso, una de mis pierna
empezaba a dar saltitos sin control, mi suegra me volvió a decir: *que espera,
ande,,, enséñeme su cosa esa*.


Entre mí dije, bueno a lo mejor Karina si tuvo una infección
y por eso quiere ver mi pene… no me decidía a hacer eso así que le conteste: *
Pero señora… lo que usted me pide… he… a mi… me avergüenza*.


Ella respondió casi en tono burlón: *ha...pero usted cuando
le estaba metiendo y sacando su cosa esa a mi hijita no le dio vergüenza, ni si
quiera cuando me vio frete a usted, al contrario hasta siguió… dándole… más*.


Yo me sonroje y le dije: *Pero es que… no la había visto
bien, no sabia que usted estaba ahí…por favor señora no me pida eso…*


Ella respondió: *No nada… usted me vio… comportese como el
hombre que según es y haga lo que le pido… ya no ponga pretextos, o si no se
enterara mi esposo y sufrirá las consecuencias*.


Así se pusieron las cosas, yo no tuve más remedio que hacer
lo que ella me pidió, me empecé a desabrochar el pantalón, mi suegra me dijo:
*Bien… ahora levántese*.


Yo me levante nerviosamente, ella me dijo, bajeselo, y
también su bóxer…andele, no fuera yo Karina por que hasta se desvive*.


Yo sentía una sensación extraña, un vergüenza como nunca la
había tenido, así que baje mi pantalón a las rodillas y también mi bóxer
(es ropa interior como un short), dejando al descubierto mi
miembro. Al hacer esto mi suegra aun tenia su mirada en mis ojos, pero al
bajarme el bóxer, su mirada se clavo en mi verga, a lo que respondió: *Así que
esa es la cosa que le estaba metiendo a mi hija… no se ve tan grande como la vi
ese día*.


Al terminar de decir esto yo rápidamente entendí que su
motivo para ver mi pene no era si no que un deseo por ver otra vez mi verga,
como la vez que no apartaba su vista de mi miembro cuando yo trataba de vestirme
esa noche que nos encontró cogiendo a mí y a su hija, también pensé, *pinché
vieja, pero ya quisiera que se la metiera, y si así fuera le daría unas cogidas
hasta que su vagina se roce*.


Mi suegra siguió con sus sermones y esta vez su tono de voz
ya era un poco más lujurioso, incluso dijo un comentario más que no me esperaba
y que reafirmo lo que yo deduje, que solo quería ver mi verga otra vez.


*Bueno... con esa cosa lastimo a mi hija he muchachito*.


Yo le respondí ya menos nervioso: *es que yo nunca la lastime
señora… *, in mediatamente ella me respondió:


--*Guarde silencio, usted que sabe, eso que hicieron no debe
pasar y menos así, sabe me hubiese gustado que en ese momento lo hubiera tomado
de los cabellos y haberlo sacado a la calle con la verga al aire, pero yo no soy
como usted*,


Yo entre mí ya comenzaba a desesperarme y decidí ya subirme
el pantalón, a lo que mi suegra inmediatamente respondió, diciéndome: *no aun
no*. Se acomodo en su silla, y como que se puso a imaginar algo por que mantenía
su mirada fija en mi miembro, pasaron como dos minutos, yo quería subir los
pantalones y salir de ahí, pero no lo hice, sabia que la situación en la que
estaba no me permitía hacer eso, así que seguí ahí parado, de repente,
inconscientemente, no se por que razón, empecé a excitarme, empezaba a sentir
como poco a poco mi pene se quería erectar, yo trataba de controlarlo, y mi
suegra se percato de eso, y me dijo: *Que le pasa… no me diga que… que se le
quiere parar su cosa esa*.


Yo volví a sonrojarme y le dije: *No…este… ya puedo subirme
los pantalones*.


Ella dijo más interesadamente: *No… aun no…si... si, se le
quiere parar ¿verdad?... bueno así podré ver de cerca otra vez como la tiene
erecta*.


Al terminar de decir esto me miro a los ojos, ya no había
duda, mi suegra quería ver mi verga, y la quería ver parada, yo trataba de
controlarme, pero parecía por momentos que no podía, mi suegra me veía la verga
y como que esbozaba una sonrisa, yo no podía seguir controlando mi inesperada
excitación y con una de mis manos tape mi verga que ya empezaba a erectarse y
subí con mi otra mano mi bóxer y pantalones.


Mi suegra soltó una pequeña risa, y me pregunto:


*Parece que después de todo no esta tan mal, mi hija no tiene
tal mal gusto*


Yo entonces ya con la idea clara de que era lo que ella
quería, le pregunte: *Y… entonces para que me cito… que quiere*


En eso ella ya empezaba a mirarme a los ojos, su expresión de
la cara que antes era de enojo, ahora era más como lujuriosa, y yo empezaba
extrañamente a mirarla de una forma similar, yo aun seguía abrochándome el
pantalón, mi erección, empezaba a disminuir lentamente, ya que yo seguía
tratando de controlarme. No podía creer que se me hubiese parado y menos frete a
mi suegra.


Entonces ella me dijo:


*ande ya guarde esa cosa tan… tan fea*.


Con la seguridad de que ella creía que tenia aun el control
de la situación siguió hablando:: *mire joven, no se que hacer con usted, por lo
pronto le prohíbo acercarse a mi hija, ya veré en que estado se encuentra su
sexo, veremos que procede, no intente acercarse a ella y menos tratar de hacerle
el amor, yo le avisaré, pero tenga por seguro que nos veremos para tomar una
decisión, en cuanto a mi esposo, por lo pronto no le diré nada, pero tendrá
noticias mías jovencito imprudente*


Salí de la casa un poco más tranquilizado y confundido de lo
que había sucedido, y estaba seguro que todo el drama que armo mi suegra, era
solo un pretexto y quería algo más conmigo.


Al día siguiente, mi novia Karina ya había regresado a la
escuela, pero ella procuraba mantenerse alejada de mi cuando estábamos en la
calle y después de clases en algunas ocasiones, ya que de seguro la tenía bien
amenazada, pero cuando nos encontrábamos solos en algún salón, nos escondíamos y
conversábamos de lo sucedido y al parecer ella no sabia que es lo que su madre
haría. También aprovechábamos para desfogar el tiempo que no nos veíamos.


Dos semanas después recibí una llamada de mí suegra, se
escuchaba un poco desesperada y sorprendentemente ya hasta me hablaba de tú:


*Hola cómo has estado, habla la mamá de Karina, ya la veo más
tranquila, ya no se ven ¿verdad?, eso es lo mejor para los dos, espero que
cumplas tu palabra, en cuanto a mi no creas que se me ha quitado el coraje
contigo, pero te entiendo, eres joven y tienes tus necesidades, además con esa
cosa..., te entiendo, bueno ya no te incomodo, pero para que veas que no hay
rencor… puedes pasar por la casa, quiero decirte mi decisión, podemos platicar y
te invito un café… puedes mañana temprano?*.


Yo lógicamente y al momento entendí lo que pretendía, así que
acepte y le dije: *si claro… ahí estaré*.


Al día siguiente ahí estaba, al abrir la puerta mi suegra
esta vez estaba más arreglada, traía un vestido de una sola pieza de color
negro, su pelo suelto, se veía sabrosa, ya que como les dije aun estaba de buen
ver.


No lo podía creer, ella me dijo: *pásale, pensé que no
vendrías*


Ya en la sala, me dijo *siéntate, quieres algo… un café o una
cerveza, o una copa de vino, lo que quieras*, yo le dije, *si… he…un café
gracias*.


*Un café, como… yo se que te gusta la cerveza* me dijo,
*bueno una cerveza* le respondí, ella me contesto con una sonrisa y fue a la
cocina.


Después ella se sentó frete a mí, cruzando sus piernas que
estaban por lo que vi muy bien torneadas, Ella bebía vino e inicio una platica,
diciéndome que había mandado a Karina con sus abuelos para que pasara el fin de
semana con ellos, yo entonces comprendí el mensaje y me sentí más seguro, así
pasaron algunos minutos, yo ya me había tomado unas cuatro cervezas, mi suegra
pues ya empezaba a verse *alegre*.


Platicamos de pendejadas, hasta que empezó a sacar algunos
temas ya más *privados*, me empezó a hablar de su matrimonio, y ahí fue cundo
supe la razón de el porque me había citado y del porque de sus miradas hacia mí:
"mi marido ha sido el único hombre en mi vida, a él le di mi honra y me casé",
pero como toda mujer con años de casada… pues añora los encuentros amorosos, no
son como al principio y últimamente…* empezó ha hacer pausas, como que no quería
decirme lo que quería hacer, yo permanecía callado, mirándola como la otra vez,
con un poco de deseo, hasta que termino de decir la palabra mágica: …*él …pues
ya casi no me… no me hace el amor… no me coge.. ¿me entiendes?, él trabaja mucho
y llega cansado, a mi eso… me consume, tu debes entenderlo, ¿no?, apoco tú
puedes estar mucho tiempo sin tener relaciones… es inaguantable… pero no creas a
veces... bueno una es mujer... y… bueno, como te digo, pues… me he masturbado,
pero no es lo mismo… tu sabes… tú tienes experiencia con eso, ¿verdad?, no sabe
igual*.


Yo le conteste ya con un tono de confianza, confianza de que
sabia que es lo ella quería de mí y le respondí: *No se crea seño, si he tenido
experiencias, pero no muchas… a veces si, pero no siempre*.


Lo que no me dejaba en paz era pues lo que había sucedido,
noches atrás, pensé, *a lo mejor me va a chantajear con lo sucedido la otra vez,
y más si no me la bombeo*,


Entonces ella dijo algo que me empezó a interesar: *Oye… no
se, pero se me ocurre, que…podríamos hacer una prueba... pero… ay no, qué vas a
pensar de mi, pero digo… sólo como prueba, que tú… digamos, la pusieras ahí… en
mi cosa, ¿nomás como prueba eh?, en cuanto yo te diga, te detienes… ¿si?


Yo inmediatamente pensé: *Ahora sí, ya chingo a su madre
suegrita*, y le dije: *quiere que mi verga solo se la *ponga*, que solo le de
unos rozones en su rajita*.


Ella casi deseosa me respondió: *si… solo unos roces, no me
vayas a…. pues a penetrar.. *


Yo conteste con mi cabeza que si, pero pensaba: *que tendrá
pensado hacer, después de que tengamos sexo, que va a pasar, bueno tendré que
seguir con esto, no hay opción que venga a mi mente ahora*


Yo me levante y me empecé a desabrochar nuevamente el
pantalón, ella igualmente hizo lo mismo y muy aprisa se empezó a quitar su
vestido, yo al verla, pues no imagine que estuviera aun de buen ver, estaba
todavía bien, por que aun usaba tanga, (o tal vez se la puso solo por esa
ocasión, el chiste es que se veía bien), no estaba lonjuda, tenia tetas más o
menos grandes, no estaban tan caídas, y eso si tenia unas caderas muy bien
formaditas y pronunciadas, que no se le notaban por que se vestía con ropa
holgada y sus faldas le llegaban debajo de la rodilla, también pude ver mejor
sus muslos, que a simple vista se veían muy bien, no se quito el sostén ni su
tanga, se recostó en el sillón y me miraba, yo le dije: *pero para que se me
pare bien el pene, pues tendremos que hacer un par de cositas*, ella solo me
miraba deseosa.


Yo me quite mis tenis, calcetines y termine de quitarme el
pantalón, me quite mi chamarra de mezclilla y me quede solo con mi playera y mi
bóxer y me acerque a ella, mi suegra me jalo de la playera y yo caí encima de
ella quedando en una posición como de misionero, ella me miro a los ojos unos
segundos y me beso, yo no podía creerlo aun, decía entre mí, *que estoy
haciendo*, pero al empezar a sentir como mi suegra empezaba a acariciar mis
nalgas por encima del bóxer con una mano y con la otra acariciaba también por
encima mi miembro, yo comencé a excitarme y empecé a responder a sus caricias y
me vino otro pensamiento:*bueno pues si ella quiere que le haga el favor pues se
lo haré y bien*.


Así que yo con una de mis manos comencé a sobarle su vagina
que ya estaba mojada, y le dije: *vaya… si que la traía atrasada*. Ella
respondió con una sonrisa y después metió una de sus manos dentro de mi bóxer y
empezó a apretar mis nalgas y acariciarlas, mi verga se empezó a erectar
rápidamente, y yo me sentía cada vez más excitado, mi suegra comenzaba a
respirar rápidamente, su cuerpo empezaba a como retorcerse y más cuando yo hice
aun lado su tanga y comencé a meterle mis dedos en su pucha que casí
escurría de la gran excitación que tenia. (Pucha es un sinónimo vulgar de
vagina
)


Seguimos acariciándonos así y besándonos, *no esta tan mal mi
suegra* pensé y seguí metiéndole mis dedos en su vagina, con otra de mis manos
acariciaba sus muslos que estaban muy suaves y duros, así también empecé a bajar
un lado de su sostén y comencé a acariciar una de sus tetas, la cual tenia el
pezón ya bien paradito, como esperando a que alguien llegara y lo empezara a
mamar, yo entonces empecé a jalarle el pezón con mi boca y a mamar su teta, ella
comenzó a soltar gemidos, una de sus manos ya había empezado a masturbarme, así
que me levante y ella me miro cachondamente, yo me termine de desnudar, me quite
la playera y el bóxer, ella se incorporo para quedar sentada, yo no imaginaba
que mi verga estuviera tan erectadisima, no imaginaba que mi suegra me llegaría
a excitar así.


Me acerque a mi suegra, y ella pues empezó a mamarme la
verga, se la metía toda, me daba unas tremendas chupadas que cada vez sentía
como se erectaba más mi pene, yo le acariciaba el cabello y empecé a quitar su
sostén, ella seguía mamando mi verga, lo hacia despacio, en la mera punta de mi
pene me daba unas chupadas que sentía que me iba a venir.


Con una mano me acariciaba y masajeaba los testículos, mi
verga estaba poniéndose rojiza, de la erección que mi suegra me provocaba, nunca
me habían mamado la verga así, pasaron varios minutos, entonces yo la levante y
empecé a mamar sus tetas, pude verificar que las tenia muy bien todavía, bien
redonditas y macizas, ella gemía y cuando me abrazaba me apretaba con sus manos,
muy desesperada.


Yo entonces la volví a acostar en el sillón, la volví a besar
y con mis manos empecé a quitarle su tanga, después le empecé a abrir las
piernas y las coloque encima de mis hombros, quedando así frente a su vagina,
humedecida, la cual tenia los vellos cortitos dando un aspecto agradable, como
yo ya estaba excitado comencé a mamarle la vagina a mi suegra, no lo creía, yo
le estaba haciendo sexo oral a mi suegra, ella gemía, empezaba a gritar, la muy
cabrona me jalaba de los cabellos y pegaba mi cara a su sexo, yo le metía mi
lengua lo más que podía, mientras que con las manos le abría los labios
vaginales y también se los acariciaba, entonces ella comenzó a mover su cuerpo,
se empezaba a retorcer, daba pequeños gritos, y tiraba de mi cabello.


Entonces ella entre su respiración rápida, me dijo con voz
entrecortada y excitada: *Ya… dámelo… ponme tú… tú verga en mí panocha,
andale… que esperas…* entonces yo me levante, deje de mamar su vagina que no
estaba nada mal, como tenia sus pierna sobre mis hombros quedamos ya en una
buena posición, la tome por la cintura, y la jale un poco hacia mí, hasta que
mis testículos tocaran su culo, ella seguía diciendo: *anda… hazlo, despacio… *
, yo entonces agarre mi verga, ella me miraba deseosa y respiraba más rápido
cada vez, yo se la enseñaba, mientras me la sobaba, ella se desesperaba y hacia
pucheros, como si fuese una niña chiquita, entonces empecé a acercar mi verga a
su panocha, le di primero un pequeño tallón, de arriba hacia abajo, lo hice
despacio, ella inmediatamente soltó un gemido: *ahhhhhhh*, le volví a repetir la
operación esta vez de abajo hacia arriba, ella nuevamente gimió, al momento que
empezó a jalar los pezones de sus sabrosas tetas, Los comenzábamos a sudar.


Volví a repetir la operación otras veces más, ella se movía,
arqueaba su cuerpo, yo con una de mis manos sostenía una de sus piernas y
acariciaba su muslo, hasta su cintura, ella seguía gimiendo, diciéndome que lo
hiciera más despacio o más rápido, incluso me pidió que de diera golpecitos con
mi pene en su vagina, ella disfrutaba al máximo, tanto que tuvo un orgasmo, la
cual la hizo gritar, yo sentía que mi verga se me iba a abrir de la punta, como
que quería pararse más pero ya no podía, la cabeza de mi pene estaba enrojecida,
la tenia muy erecta que cuando quería deslizarla hacia abajo, me costaba
trabajo, incluso tenia que agacharme un poco para poder darle los tallones.


Como yo ya estaba súper excitado no podía contenerme más, y
en uno de los tallones le metí la cabeza de mi verga, si no es que hasta un poco
más, ella me miro y abrió un poco su boca, aun no acababa de tener su orgasmo
pero sin en cambio si sintió como le había metido la cabeza de mi pene.


Al acabar su orgasmo, seguía mirándome a los ojos, yo estaba
dispuesto a dejarle ir mi verga completamente, pero ella después de suspirar, se
hizo hacia atrás y casi nerviosamente me dijo: *hmm, ahora se por que mi hija
gritaba… y creo que ya… es suficiente, eres lo que yo esperaba*.


Ella intento bajar sus piernas de mis hombros, pero yo las
detuve con mis manos y ella me dijo aun con su voz excitada, casí susurrando:
*Que… que haces…*


Yo le dije: *No… todavía no… *, ella contesto con una
combinación de voz, entre excitación y nerviosismo: *Que… como que no… tú me
prometiste que en cuanto yo te dijera que pararas lo harías… así que ya quiero
que te detengas*.


Yo la sujete con una de mis manos de su cintura y la pegue
más hacia a mí y le dije: *Usted ya gozo… y yo que*, ella contesto: *Tú también…
¿no?...dijiste que haríamos unas cositas y ya… es suficiente*.


Yo le dije: *Pero no me puede dejar así… mire como la tengo*.


Ella me dijo: *Pues… si quieres te masturbo*, yo le dije:
*no, esto lo quiero apagar como se debe*, Ella me miro y me dijo: *No… no quiero
que me penetres, te masturbo, si quieres te hago sexo oral*, Yo le dije medio
molesto: *Oiga, no me venga con esas mamadas, si hicimos todo esto y que no me
deje penetrarla, ¿no se porque no?, Ella respondió, con una pendejada: *Pues… es
que… soy casada*, yo le respondí: *no me diga eso, por favor, ambos sabemos lo
que es esto, si eso le importara no me hubiese propuesto lo que hicimos*. Ella
se quedo calada y solo me miro, aun respiraba rápidamente, Entonces me empecé ha
acercarme a ella, hasta quedar acostados, yo le empecé a susurrar al oído:
*Vamos…yo se que usted quiere… y yo la verdad si quiero penetrarla… si es por
seguridad, no se preocupe en mi pantalón tengo unos condones*. Y le empecé a
besar la orejas y el cuello, ella que aun no dejaba de respirar rápidamente, y
como no queriendo, acepto, y me dijo, bueno, si te pones el condón sí.


Así que saque un condón de mi pantalón y me lo puse, entonces
agarre mi verga que aun seguía erecta y la coloque en la entrada de su vagina,
ella entonces ella volvía a respirar rápidamente, y sentí como su cuerpo se
comenzaba a erizar, le di unos pequeños tallones de arriba abajo y se la empecé
a meter, despacio, le deje ir toda mi verga lentamente, sentí como toque el
fondo, aun apretaba mi condenada suegra, ella empezó a gemir y decía:
*Uy…despacito…ahhhhhhh…así… me duele un poco*, yo le dije: * Bueno pues hay que
reinaugurarla de nuevo*, ella sonrió y me dijo: *ah… uy no la tienes muy
grandisima, pero si de grosor hablamos… no se como mi hijita aguanto esto*, yo
comencé a moverme despacio.


Ella me jalo hacia a ella y me besaba, con sus manos la muy
canija, me empezó a rasguñar, yo seguía moviéndome lentamente, los dos estábamos
empapados en sudor, la vagina de mi suegra a pesar de que estaba bien
humedecida, sentía como apretaba mi pene, lo cual me encantaba, tanto así me
excito que le dije: *Que buena esta todavía*, ella respondió: *Aja…ahhhhhhh…así…
que rico… hmm*.


Entonces me dijo algo que no me esperaba: *Sabes… yo ya los
había visto a ti y a Karina… haciéndolo… y desde entonces… había querido
tenerte… así*.


Yo no dije nada y seguí moviéndome, esta vez más rápido, mi
suegra comenzaba a gritar y me decía: *Así… muchacho imprudente…así*


Yo me levante, tome sus piernas y las baje, también las bese,
y tome a mi suegra y la volteé, la puse de cuatro patas, ella paro su culo, y
entre mi dije: *guau*, su trasero era de buen tamaño, un poco mejor que el de mi
novia Karina, y sus nalgas estaban duritas, su ano limpiecito, no resistí y
empecé a besarle las nalgas, mi suegra dijo:*ahhhhhhh… muchachito inquieto*,
tome mi verga y la metí todavía en su vagina, aun quería seguir penetrándola por
ahí, pero antes me quite el condón, mi suegra no vio, abrí un poco sus piernas y
le metí mi verga de un empujón, ella grito, me empecé a mover ahora un poco más
rápido, mi suegra seguía gritando, acelere un poco más, podía escucharse
claramente como chocaban nuestros cuerpos cada vez que la penetraba, con una de
mis manos la agarraba una de sus tetas, y con la otra le jalaba el cabello, como
ella lo hizo, mi suegra seguía gimiendo, gritando: *sigue… hmm, así… dame
más…démela toda…así… muchacho inconsciente*, sentía que en unos minutos más
acabaría y quería hacerlo dentro de ella, pero opte por metérsela en su ano.


Me detuve ella soltó un grito y me dijo: *ahhhhhhh…que paso*,
yo le dije: *se la voy a meter por el ano*, ella inmediatamente se negó,
diciendo que ni su esposo se la había metido por ahí, yo le dije que no se
preocupara, que seria algo que disfrutaría al máximo y que siempre hay una
primera vez, así que con mis dedos ensalive su culo, que por cierto ya estaba
dilatado, y entonces agarre mi pene y lo empecé a meter primero la punta, poco a
poco, ya que le metí la punta me detuve, unos instantes, ella me decía que le
dolía, que ya no quería, yo no le hice caso y se la metí otro poco, ella grito
nuevamente, pero no dijo nada, yo seguí metiéndosela otro poco más, y ella
siguió aguantándose, hasta que al fin de otro empujón le metí toda mi verga,
ella grito: *ahhhhhhh… me duele*, yo comencé a metérsela y sacársela lentamente,
ella aun decía que le dolía, después de unos segundos de movimiento, ella ya
empezaba a gemir de placer, y ya lo disfrutaba, yo también me sentía en la
gloria, nunca había imaginado que mi suegra estuviera muy buena, se la metía
despacio, poco a poco comencé a hacerlo más rápido, así pasaron unos minutos, yo
controlaba mi erección, ya casi iba a acabar pero yo quería seguir disfrutando
eso sabroso y apretadito culo, que era ya mío.


 


Ella entonces se hizo para atrás, provocando que yo me
quedara como sentado sobre mis piernas, ella aun de espaldas, se incorporo un
poco y también como que se sentó, y entonces me dijo, yo quiero el control
ahora, y empezó a darse sus sentones, era una posición rara, y mucha más si era
una penetración anal, pero eso sí era deliciosa, yo con mi manos libres le podía
acariciar las tetas, ella se movía despacio y después rápidamente, hacia una
combinación inigualable, yo con una de mis manos, la baje y empecé a sobarle la
vagina, y después le empecé a meter los dedos, ella gemía, yo estaba a unos
instante de acabar , cuando de pronto en mis dedo empecé a sentir un liquido
calientito, mi suegra estaba teniendo un orgasmo más, lo cual provoco que ella
aumentara la velocidad y gritara: *Ahhhhhhh… muchachito, cabron… si que
aguantas…*, y al terminar de decir esto yo empecé a eyacular, me estaba viniendo
en el culo de mi suegra, ella grito aun más de placer al sentir la eyaculación
dentro de ella.


Así ambos terminamos gimiendo de placer.


No podía creer, que mi suegra estuviera tan rica, tan
sabrosa, ella se levanto, y me beso, y me dijo: *muchacho imprudente… con que te
quitaste el condón… bueno déjame entonces limpiarte*, y se agacho a lamer lo que
quedaba de semen en mi verga, eso provoco que yo gimiera, después yo me levante
y me pase al otro sillón y me recosté, ella hizo lo mismo en el otro, me estuvo
mirando unos minutos, yo empecé a vestirme.


Entonces ella me dijo: *Después de esto, pero ni creas que te
voy a permitir que vuelvas a ver a mi hija, ni lo pienses, mejor cuando tengas
muchas ganas..., yo te puedo ayudar con esa cosa, ¿quieres?, me llamas y vienes
cuando no esté mi marido, cogemos así de rico como hoy*


Yo le respondí: *y por que no puedo ver a su hija… no le voy
a hacer nada malo, se lo prometo*, mi suegra me respondió con algo que no podía
creer: *Por que quiero que tú medes lo que mi marido no me da ya, y no quiero
que nadie más tenga ese placer, a demás seremos discretos y tal vez te deje ser
amigo de mi hija*.


Entre mí dije: *Si cómo no, usted no me va a estar cuidando y
yo ya encontrare la forma de ver a Karina*


Y así fue como tuve y tengo relaciones con mi suegra, hasta
ahora nadie se ha enterado, mi suegra ahora ya esta empezando a hacer ejercicio
y pues esta poniéndose mucho mejor, también discretamente sigo saliendo con
Karina, su hija y también me la sigo cogiendo a ella, y recientemente he tenido
la fantasía de cogerme a la madre e hija juntas, estaría bien.


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 19
Media de votos: 8.68





Relato: Con mi suegra
Leida: 16321veces
Tiempo de lectura: 21minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis