relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi hermano me inició siendo muy niña


 


Relato: Mi hermano me inició siendo muy niña

  

Mi hermano me inició siendo muy niña.



Hola.



Por recomendación de mi hermano esta es la primera vez que
publico mi experiencia en una pagina de estas, he leído otros relatos de esta
web y me parecen muy cachondos y excitantes, bueno por donde empiezo, supongo
que por el principio.



Mi nombre es Viridiana, actualmente tengo 13 años, mi
acercamiento al incesto empezó cuando yo tenia 9 años, en ese entonces yo era
tonta e ingenua, ya saben sin ningún conocimiento sobre el sexo ni nada de eso.



Yo vivo en mi casa con mi madre y mi hermano mayor, en ese
tiempo mi hermano tenia 16 años y siempre desde muy bebe había sido muy apegada
a él, éramos inseparables, uña y mugre como quien dice, yo lo seguía a todos
lados.



Recuerdo que todo comenzó cuando un día yo lo ayudaba a
limpiar un viejo juguetero que tenemos en el descanso de la casa, en el segundo
piso, Oscar (mi hermano) es físicamente blanco, de pelo negro algo robustito en
ese tiempo, muy delgado en la actualidad. Mientras que yo soy mas morena que él
y mis formas están muy poco acentuadas hoy en día, pero soy bonita.



Sin embargo días antes de esto, yo recuerdo que él me hacia
todo tipo de preguntas como que porque no me bajaba las calcetas en la escuela y
me subía la falda para enseñar mis piernas y cosas así, recuerdo que un día
viendo tele en su recamara me bajo mis calcetas y me besaba las piernas, pero no
paso a más.



Volviendo al día en cuestión, el de la limpieza al juguetero,
como siempre yo andaba pegada a mi hermano ayudándole y nos metimos atrás del
mueble, sacudíamos y todo cuando empezamos a jugar, una serie de juegos nuevos y
emocionantes para mí, mientras que mi madre estaba en la planta baja cocinando.



El juego consistía en levantarme rápido mi vestido y
enseñarle mis pantaletas y mi barriguita pelona y el se levantaba la camisa
enseñándome su estomago. Y así estuvimos no paso a más. Él lo hacia, yo lo
hacia.



Conforme pasaban los días mi hermano no perdía oportunidad de
elevarme el vestido y ver mis pantaletas blancas y tocarme mi conejito sobre
ellas.



Hasta que un buen día las cosas fueron subiendo de nivel ya
no solo me levantaba el vestido sino que nos dábamos besos y la verdad yo sentía
bien bonito, le decía que era su novia y cosas así, ¿Y como nos empezamos a dar
besos? La verdad no sé pero nos besábamos en la boca y ustedes saben a mis 9
años esto solo me divertía, no se sentía rico enseñarle mis pantaletas blancas y
besarme con él de esta manera.



Pasaron 3 años y mi hermano olvidó aparentemente nuestros
juegos, el se fue desarrollando y cambio mucho, maduró por así decirlo, mientras
que yo todavía era una niña muy ingenua.



Ya sabrán me la pasaba del colegio a la casa y viceversa,
hablando con mis amigas de chicos, maestros, tareas. Soy una niña muy aplicada.



Mientras que Oscar andaba ocupado con su Prepa y mama
trabajando todo el día, la mayor parte del tiempo estaba yo sola haciendo mis
quehaceres de la escuela encerrada en mi habitación.



Yo si recordaba los excitantes juegos que tuve con mi hermano
mas él pareciese que no, jamás saco el tema yo pensé que hasta se avergonzaba de
lo que hizo, mas jamás me pasaría por la cabeza lo que sucedería después.



Uno de esos días yo recién llegaba de la Secundaria, la
señora, amiga de mi mama, me pasó a dejar a la puerta, yo tenia mi juego de
llaves y entre a la casa.



Deje mi mochila y me puse a ver tele, yo estaba con mi
uniforme, al cabo de un rato llegó mi hermano, ya que escuche la puerta de
entrada cerrándose y él gritando; Ya vine¡ yo le conteste que Sí.



Él subió directo a mi habitación para tocar a mi puerta, yo
me levante y fui a quitar el seguro ya que estaba encerrada, al yo abrir y el
verme me dijo; Hola hermanita, Que haces? Le dije, Nada.



En eso él me dio un beso en la mejilla saludándome, cosa que
nunca había hecho antes y no se sentí raro, me sentí yo rara, como más grande no
sé, además me abrazo de una forma en que palpe su mano acariciarme la cintura y
me reí porque me dio cosquillas, soy una chava muy sensible.



Él al darse cuenta me comentó; Perdón te hice cosquillas, yo
por supuesto le dije que si y él me contesta, Pues ataque¡¡¡ entro a mi cuarto y
sé venia contra mí para hacerme mas cosquillas, yo muerta de la risa me fui
haciendo para atrás hasta sentarme en la cama, para lo cual el se hecho sobre mi
haciéndome cosquillas por todo mi cuerpo, yo estaba encantada y muy divertida.



Hasta que no se como pero nuestras bocas quedaron muy juntas
y súbitamente él me empezó a besar en los labios, yo de momento sentí raro, pero
me acorde de nuestros juegos cuando yo era más chiquita y me deje hacer.



Yo sentía su lengua entrando a mi boca, entonces yo lo
abrase, rodeando su cuerpo con mis brazos y trate de seguirle el ritmo del beso,
nuestras lenguas jugaban, de principio yo no sabia que hacer, pero luego me
amolde perfectamente.



Dejo de besarme, nos abrazamos sobre la cama y me menciono
que era una niña muy bonita, que él me quería mucho y que yo poseía un cuerpo
muy lindo, el cual cualquier niño envidiaría y soñaría hacerlo suyo, la manera
en que lo dijo, me hizo un poco de eco al pensar en que me estoy metiendo, por
un lado me dio un no se que como miedo pero por otro me halago, era la primera
vez que alguien me decía algo tan bonito y viniendo de mi hermanote al que yo
tanto adoraba y reverenciaba fue todo un evento impactante, yo solo atine a
decirle que gracias.



El se levanta de sobre mi y cerro mi puerta para recargarse
contra ella, yo me senté en la cama y lo veía fijamente, en un silencio de
momento incomodo hasta que él me dijo: Viri abre las piernas, quiero verte. Y lo
hice lo cual jala mi falda a cuadros del uniforme hasta arriba, entonces el se
acerco y sentí yo su mano escalando por mis piernas tocándomelas, la sensación
era nueva y excitante para mí, lo deje hacer porque me gustaba lo que me hacia.



Mientras su mano recorría mis piernitas, su boca bajó y me
empezó a besar mi cuello, el sentimiento era muy lindo y bonito, arrancándome
unos suspiros de mi boca ahogados.



Todo esto producto de que yo confiaba en él y quería mucho a
mi hermano, aun lo adoro es mi amante.



Mas el placer se acaba y se detuvo, se incorporo nuevamente
frente a mí, me quito mi sweater de botones y tomo mi playera del uniforme, la
jalo hacia arriba hasta quitármela, mientras me decía cosas como: Te quiero
mucho hermanita, tranquila y yo pues solo atinaba a responderle: Yo también te
quiero.



Al sacarme mi playera me agarro mis pequeños pechitos con
suavidad encima de mi pequeño sostén de algodón blanco que llevaba y con su mano
me bajo los tirantes, deslizando el sostén hasta mí estomago y expuso mis
nacientes senos a su disposición, se agacho y empezó a chupar mis pechitos.



Yo de momento me sentía rara, pero la sensación era el
equivalente a la de un bebe alimentándose creo yo y me empezó a gustar, ya que
con su lengua lamía mis pezones.



Yo inicié a sentir mucho calor, me estaba calentando mucho
aunque no entendía porque realmente y sentía una humedad rara entre mis piernas
como nunca lo había hecho, estaba gozando a mil hasta que el se volvió a frenar.



Oscar me siguió quitando mi brassiere, sé encuclillo, me saco
mis zapatos de charol negros y mis calcetas blancas con mucho amor y cuidado,
como si yo fuera una muñequita de porcelana que pudiese romper.



Me levantó, me abrazó mi cuerpo y desabrochó mi falda de
cuadros, la cual se deslizo por mis piernas, yo solo di un paso adelante para
sacármela.



Quede en simples pantaletas frente a él, nos volvimos a
abrazar y a besar en la boca, para entonces yo estaba súper mojada de mi rayita
y muy colorada de lo que estábamos haciendo, era una sensación indescriptible.



Así besándonos él deslizo su mano por mi cuello, hacia mis
pezones los cuales apretó y hasta mi calzón, sobándome el conejito por encima,
entonces en un solo instante metió su mano por adentro y me acaricio mis
poquitos bellos que tenia, sentí sus dedos sobarme ahí entre mis piernitas, no
sé por si por inercia o algo yo las separe, facilitándole a él que me frotara mi
conejo hasta que me hizo venirme por primera vez, la sensación de un orgasmo, de
tu primer orgasmo es incomparable yo solo le dije: Manito me orino, me orino y
él dijo: Si Virita HAZLO EN MI MANO, él me abrazo fuerte, me repegó a él y en
mis piernas sentía su bulto de carne, su pija bien parada mientras yo me orinaba
expulsando mis fluidos primerizos, saco su mano, la cual lo vi lamerse los dedos
y esto me puso cachonda, quería mas, yo estaba que jadeaba, el me otorgó un beso
más en la boca y me recostó en mi cama, cual larga soy.



El se subió a la cama, yo deje que me quitara mi húmeda
pantaleta blanca y ay estuvo quede desnuda frente a él, cosa que me excitaba
mucho, me hacia sentir una mujer grande que me vieran así y sobretodo la persona
que mas amo.



El se acomoda y metió su cabeza entre mis piernas las cuales
yo abrí a todo lo que dan, repentinamente él empezó a lamerme ahí abajo, sentir
su lengua recorrer mi clítoris y chuparlo me tenia a mil, casi gemía de placer,
no sé cuanto tiempo estuvimos así, hasta que mis gemidos crecieron y el comenzó
a lamer más fuerte hasta que me vine otra vez y solo con mis piernas le apretaba
su cabeza, mientras yo me corría.



Después de eso el se incorporo y bueno yo estaba rojísima de
la cara y sudorosa y claro quería más¡¡¡ entonces él entendió a través de mis
ojos mi deseo y tomo mi mano para masturbarme con ella y luego cambió la mía por
la suya y siguió frotando mi conejito, yo solo deje que se diera vuelo, yo no
pude más.



Me incorporo y me senté en la cama, el se puso de frente mío,
se bajo sus pantalones y yo vi sus boxers, él solo me dijo: Ahora Viri como
buena hermana quiero que tu me hagas lo mismo y yo: Como? A que te refieres y
Oscar contesto, Quiero que bajes mi calzón, tomes mi pené y lo vas a chupar como
una paleta mi amor y yo le dije: Que es un pene?



Él respondió: Bájame el calzón y ya veras, yo lo hice, mi
vista siguió a su bóxer deslizarse por sus piernas cuando alce la mirada me
sorprendió ver su pito bien parado y duro así como también velludo frente a mí y
él me comento: Chúpamelo.



Yo con miedo acerque mi boca y con mi lengua le lamí la
cabecita roja que estaba encima, no sé yo creo que tenia asco, pero él me veía
con ojos de mucho amor, sentí feo negarme entonces avente toda mi boca hacia su
pené y entro casi todo, yo casi me ahogo.



Mas él me dijo: Bien, tomo mi cabeza por mis cabellos y
empezó a moverla hacia atrás, hacia delante, hacia atrás, hacia delante con lo
cual su pito salió casi todo de mi boca y volvía a entrar, al rato ya me soltó
mi cabello y yo sola fui marcando el ritmo, estaríamos así un buen rato hasta
que él empezó a jadear.



Me dijo me voy a venir, entonces como pudo me separo de su
pija, la cual por cierto me estaba pareciendo ya deliciosa, y me hinco frente a
él, puso su pene frente a mi cara y me dijo: No te muevas.



Para eso vi a su pene hincharse y súbitamente salió disparado
hacia mi ojo un chorro blanco y caliente el cual me tomo de sorpresa, cayendo
sobre mi párpado, un segundo chorro brotó y cayo sobre mi lengua y se extendía
hasta mi barbilla, un tercer chorro blanco fue a caer en mi cabello y otro más
en mis pechitos, yo sentí extraño todo esto, pero me gusto mucho, termino de
echarme su leche en mis mejillas, ya muy poca y me acerco su pene a mi boca a
que lo lamiera, yo entendí y lo hice, me trague antes el chorro que tenia en mi
boca, por cierto me supo salado pero rico, entonces le lamí el pito y estaba
saladito.



El solo me acariciaba el cabello y me dijo te amo, te quiero
hermanita.



Yo me puse de pie, nos besamos, tenia toda la cara cubierta
en leche y él al verme se rió y me dijo mira como te deje, vamos a bañarnos y
apurarnos con la tarea antes que llegue mama.



Fuimos al baño para bañarnos juntos. Claro en la regadera no
resistí y me arrodille para suministrarle otra pequeña mamada a su pito, el se
quitó toda su ropa y la verdad verlo desnudo no sé que me despertó, pero me
encantaba y eso dio pauta a que después me cogiera rico, pero esa es otra
historia.



Espero les haya gustado, no soy escritora así que perdonen la
redacción, les mando un beso, aún me falta por contarles más cosas pero eso será
en otro.



Virita


 

Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 108
Media de votos: 8.30





Relato: Mi hermano me inició siendo muy niña
Leida: 40799veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s

 





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes
Foro porno
sexo
lesbianas
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados
porno
peliculas porno gratis
videos porno gratis
telatos porno incesto
porno español
porno español
travestis
peliculas porno
zoofilia
sexo gratis
escorts
sexo madrid
chat porno
webcams porno
fotos de culos
juegos porno
tarot
juegos
peliculas online
travestis